#TrabajaExtraordinario

¿Qué es mejor: control o autonomía en una organización?

¿Qué es una polaridad?

Hay preguntas para las que no hay una sola respuesta. En estos casos nos vemos tentados a responder depende o a dar una respuesta acompañada de una explicación. La semana pasada me encontré en una situación como éstas, y eso detonó este artículo donde quiero hablar sobre el concepto de polaridades, y sobre cómo abordarlas.

Óscar, alguien más de la oficina y yo estábamos en un stand up meeting. Entonces, Óscar dijo -un poco preocupado-:

Oigan necesito ayuda. Esto no está funcionando. Tengo 3 propuestas retrasadas. Creo que necesitamos volver a hacer un proceso más controlado para que siempre salgan de la misma calidad y a tiempo.

Cuando escucho comentarios de este estilo, un foquito rojo se enciende en mi cabeza. Entro en modo reflexivo:

¿Estamos haciendo bien las cosas? ¿será mejor que haya solo una persona que ponga precios, una que revise propuestas y un equipo encargado de desarrollar las soluciones? ¿centralizamos o descentralizamos? ¿control o autonomía?

Los métodos de solución de problemas comunes se quedan cortos para resolver estas preguntas, a las que se les conoce como polaridades.

Un problema común (la suma de uno más uno, o la forma correcta de escribir la palabra árbol) es aquel que tiene sólo una respuesta correcta. Todos estamos de acuerdo en las respuestas a estas preguntas.

Por otro lado, una polaridad -que además son inevitables y recurrentes- no tienen una única solución.

¿Control o autonomía en una organización?

Lo primero que quiero decir sobre la polaridad control-autonomía es que la solución que da mejores resultados se encuentra en el balance de ambas.

A pesar de que la palabra control suele tener connotaciones negativas y nos hace pensar en burocracia y lentitud para generar nuevas ideas, tiene su lado positivo.

Cuando hay control las personas están alineadas hacia un objetivo y se evitan los retrabajos. De la misma manera la autonomía tiene puntos negativos (ineficiencias, costos más altos) y otros positivos (genera motivación y compromiso).

Cuando una empresa cambia de estrategia -digamos en un espacio de dos a cuatro años-, es frecuente que los líderes planteen resolver problemas con la polaridad opuesta: si vivieron años de mucho control, seguramente alguien va a proponer autonomía, y viceversa. Lo que ocurre es que por un tiempo la organización se desempeña mejor, pero eventualmente los puntos negativos de la polaridad que se haya elegido resurgen.

Cómo resolver la polaridad control-vs-autonomía en una organización

¿Cómo se resuelve esta disyuntiva? Tomando lo mejor cada alternativa. Por ejemplo: definir claramente una estrategia y líneas de acción (control) y a la vez permitir que los colaboradores desarrollen sus propios cómos (autonomía).

Cómo resolver la polaridad control-vs-autonomía en una organización

Un ejemplo

Vuelvo al ejemplo de Óscar con el que empecé el artículo.

Lo que tendríamos que hacer es entender porqué se están retrasando las propuestas, y revisar si a alguien le está sucediendo lo mismo. Para aumentar la probabilidad de que las propuestas salgan a tiempo podríamos alinear a todo el equipo bajo algunas reglas simples, que den suficiente claridad y estabilidad al equipo.

Esto facilitaría la toma de decisiones y haría más fácil priorizar tareas. Estas reglas tendrían que ser lo suficientemente flexibles para dar independencia al equipo.

Por ejemplo, en este tema entre comercial y operaciones:

  1. Darle prioridad a un cliente que nos buscó versus un cliente al que nosotros estamos buscando
  2. Darle prioridad a un cliente que es ágil en su toma de decisiones versus un cliente más lento
  3. Darle prioridad a una propuesta que haya pedido un tomador de decisión versus una propuesta que, según tu percepción, te está solicitando el área de abastecimiento y compras para incluirte en una terna de proveedores

Otra manera muy simple resolver la elección entre control y autonomía consiste en bajar a acciones concretas los principios o valores de la empresa donde trabajas.

Por ejemplo, para nuestro valor de nuestros clientes buscan relaciones, historias y
momentos increíbles, las acciones podrían ser:

  • llama al cliente mientras se genera propuesta
  • cuéntale casos de éxito
  • incorpora momentos poderosos en el proceso de venta

¡Gana!

Existe una ventaja competitiva significativa para aquellos líderes, equipos y organizaciones que
distingan entre un problema para resolver y una polaridad a administrar.

Te invito a que la próxima vez que estés ante un aparente problema pienses si más bien es una polaridad.


¿Quieres un acompañante en este viaje entre el control y la autonomía? Escríbeme a analucia@astrolab.mx para contarte cómo podemos ayudarte.

También puedes descargar un libro electrónico que publicamos hace unas semanas con 100% contenido nuestro.


Analucía es consultora en Astrolab y juega basketball.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres líder? Adopta hoy esta sugerencia del CEO de Uber

La importancia de comunicar una visión

Hablar sobre la importancia de la visión -y del propósito, para esto- en el 2019 pareciera ser algo anticuado, pero no lo es.

Por qué necesitas crear un ambiente donde se tolere el fracaso (Pt. 2)

Un submarino tolerante al fracaso

Imagina un espacio de trabajo donde todos estén entregados y den su máxima capacidad, un espacio donde las personas son más sanas y más felices porque tienen control sobre su trabajo -un espacio donde todos son líderes.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas no trabaja en entornos así. Para ellos, el día de trabajo es algo que se tolera. Su principal objetivo es uno negativo -no cometer errores, no tener problemas y no tener confrontaciones-. Como resultado, no ponen ni toda su pasión ni toda su inteligencia, y entonces se desperdicia la gran parte de la capacidad cognitiva de la humanidad. (introducción del libro Turn your Ship Around!)