#TrabajaExtraordinario

«Nos fuimos un equipo y volvimos otro»

Por Gerardo Cañamar

El pedido: trabajar en cómo hacer equipo

En las oficinas de Astrolab tenemos una pequeña salita privada. Hace unos meses, Andrés y yo nos encerramos ahí para hablar sobre un proyecto. Empezó Andrés:

-A inicios de año, le pidieron a Fer dirigir una de las áreas más grandes de su compañía. Aunque están alcanzando los resultados, sabe que no ha explotado el potencial del equipo. Incluso se está viviendo una especie de crisis entre algunos de sus mejores colaboradores.

De alguna manera Fer estaba buscando mejorar la productividad de su área, y tras leer este artículo, sabía que lo que se conoce como Team Building no iba a ser suficiente. 

Durante el verano de este año nos buscó para pedirnos ayuda, y yo me apunté para llevar el proyecto. Entonces me puse a planear las actividades para ayudarle a Fer a construir un mejor equipo.

Entrevistas iniciales

Empecé con una llamada breve con algunos de sus colaboradores para entender la situación actual de su equipo y con esto trazar un curso de acción.

Esa misma semana, la asistente de Fer, me agendó una llamada con el top 10 de la unidad de negocio. Para mi sorpresa, todos fueron excepcionalmente abiertos. Digo sorpresa, porque por lo general a nadie nos gusta reconocer las fallas que tenemos, y cuando lo hacemos, es porque el área es una olla de presión.

"Nos fuimos un equipo y volvimos otro"

Resulta que la célula de Fer conforma la unidad de negocio estelar de la compañía, por lo tanto es la unidad de negocio de la que se espera más. Es una unidad de negocio que se ha caracterizado por tener colaboradores con alto empuje, y esto puede funcionar como un arma de dos filos. 

El reto

En un ambiente con poco crecimiento -como lo ha sido este año para muchas empresas- si baja la productividad del equipo y no se cumplen las metas, los colaboradores sienten que son percibidos como un fracaso. Tratando de evitar los resultados bajos, un área con tanto empuje puede tomar medidas que generan daño colateral, sin necesariamente ser consientes de ello. Esto genera un ambiente tóxico dentro del equipo y hace que los colaboradores se desgasten y que tengan problemas para atraer talento nuevo..

Cuando tienes clara la meta, pero hay dudas sobre cómo llegar a ella, es normal que parezca que cada quien jala agua para su molino, y que incluso parezca que van en contra de ti. Todos los grupos de alto desempeño están expuestos a esto. Lo importante es darte cuenta que aun hay mucho por capitalizar y buscar el apoyo de expertos.

Hace un par de años lo viví de primera mano con el CEO de una empresa de moda que buscaba implementar un nuevo modelo operativo: por más fuerza que aplicaba al sistema, éste se resistía con la misma fuerza (3ra ley de Newton). No fue hasta que comenzamos a facilitar conversaciones (co-creación), que se empezaron a materializar los frutos del nuevo modelo.

"Nos fuimos un equipo y volvimos otro"

El plan

Los pasos que seguimos fueron:

  1. Conversaciones uno a uno
  2. Conversaciones grupales
  3. Co-creación de rituales de gestión

Para bajar la tensión entre los miembros del equipo, lo primero que hicimos fue moderar sesiones uno a uno, en la que cada una de las partes puso sobre la mesa su sentir con respecto el otro y el origen de ese sentimiento. Este fue el primer paso para que fueran descubriendo que gran parte de su molestia eran malentendidos que su pudieron haber evitado con comunicación y colaboración.

La segunda parte consistió en tomarnos un día completo de trabajo para que cada uno expresara su sentir respecto al funcionamiento y la confianza entre los miembros del equipo. Finalmente, utilizamos estas conversaciones como los cimientos de lo que sería su nueva forma de operar.

«Nos fuimos un equipo y volvimos otro»

La semana pasada hablé con Fer y sus palabras fueron:

Nos fuimos un equipo y volvimos otro. Me interesa continuar con el proceso y seguir definiendo cuál es la mejor manera de operar en nuestra unidad de negocio.

Mi gran aprendizaje de este proyecto es el siguiente: si quieres mejorar la productividad de tu equipo, empieza por tener conversaciones relevantes.

Gerardo es Socio Director de Astrolab, y tiene una fuerte inclinación hacia la resolución de problemas complejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué habilidades de comunicación requieren los futuros directivos de un banco?

Si me pongo a pensar, un porcentaje altísimo del éxito de mi trabajo depende de ser un buen comunicador: me toca vender productos a clientes, comunicarle resultados a mis jefes, y empoderar a mi equipo con dirección, herramientas y motivación.

-Esteban