#TrabajaExtraordinario

Las Habilidades Humanas que no se van a Automatizar

¿Llevarías a tu papá enfermo a consultar con un cardiólogo? ¿te someterías a una operación ocular realizada por una máquina?

Ayer di, por primera vez, una conferencia titulada «Las Habilidades Humanas que no se van a Automatizar (… pronto)«. Mi audiencia consistió en los dueños de una de las empresas de consumo más grandes de Monterrey, y el resultado fue bueno. Creo que logré captar la atención y hacerlos reflexionar sobre el futuro de la automatización.

LAS HABILIDADES HUMANAS QUE NO SE VAN A AUTOMATIZAR

En este artículo quiero resumirte algunas de las ideas de la conferencia, y darte algo de contexto personal que disparó mi interés por el tema.

Un chofer de Uber que llena formatos

El viernes me subí a un Uber para llegar al aeropuerto y tomar un vuelo CDMX – Mty. El conductor de Uber – primero en semanas que lo hace- se interesó por mí y por el motivo de mi viaje. Le conté que daría una conferencia en Saltillo. ¿Sobre qué tema? Le conté. Después me preguntó sobre mi trabajo. Eso detonó que él a su vez me platicara sobre su ocupación.

-Además de ser chofer de Uber, trabajo en el área de becas del IPN. Me encargo de papelería y de revisar formatos de petición de becas.

Pues de aquí a cinco años -pensé, con el horizonte de bibliografía que consumí para la conferencia, tendrás que buscar no sólo uno sino dos trabajos.

¿Dónde parece estar el límite de la automatización de tareas que hoy realizamos los seres humanos? Nadie sabe.

Lo que parece estar cada vez más claro es que hemos minusvalorado la capacidad de la tecnología para realizar tareas que parecían -demasiado- humanas.

Por ejemplo, jugar ajedrez.

El problema de pensar que la inteligencia humana y la artificial son análogas

Gary Kasparov, probablemente el mejor jugador de ajedrez de la historia, creía que la inteligencia humana consistía en el conjunto de habilidades humanas -incluyendo jugar ajedrez- que ninguna computadora podría adquirir o desarrollar.

-Si una computadora puede derrotar al campeón del mundo –comentó a finales de los ochenta-, esa computadora puede leer los mejores libros del mundo, puede escribir las mejores obras, y puede saber todo sobre historia y literatura y el ser humano. Eso es imposible.

Para Kasparov, escribe Daniel Susskind en el libro «A World without Work», jugar ajedrez es inseparable de lo que significa ser humano.

LAS HABILIDADES HUMANAS QUE NO SE VAN A AUTOMATIZAR

En 1997, la computadora Deep Blue, de IBM, derrotó a Kasparov en una serie de juegos de ajedrez.

-En realidad, la computadora que me ganó es tan inteligente como un reloj que programas para sonar una alarma-, dijo Kasparov después de los juegos.

El problema de esta idea -cierra Susskind la narración de esta anécdota- es que parte de una certeza equivocada: que las computadoras y las personas razonan igual, y que el objetivo final de una computadora es alcanzar al ser humano. Esto es un error porque estamos limitando la capacidad que puede tener una computadora.

Deep Blue derrotó a Kasparov no porque lograra pensar como ser humano, sino porque by-paseó o le sacó la vuelta al proceso natural de pensamiento humano.

En vez de intentar emular cómo piensa un grand master, Deep Blue accedía a bases de datos e imaginaba -la palabra imaginar está mal usada, un ejemplo más de que los seres humanos pensamos que las computadoras tienen las mismas funciones cognitivas que los seres humanos- treinta millones de posibles secuencias en un segundo, tarea imposible de realizar para un ser humano: Kasparov sólo puede tener hasta cien escenarios en su cabeza.

LAS HABILIDADES HUMANAS QUE NO SE VAN A AUTOMATIZAR

Esto tiene muchas consecuencias en el entendimiento de las posibles facultades de la inteligencia artificial. Una de ellas -la más positiva-, es que no estamos en una carrera con las computadoras. En realidad, esperemos que así lo sea, estamos trabajando juntos para hacer que nuestro trabajo sea más fácil, más efectivo, más eficiente y más poderoso, y en el camino, erradicar los grandes problemas de la humanidad.

Un mal diagnóstico y un mal tratamiento médico

Vuelvo al tema de los médicos. ¿Qué pensaste sobre esas preguntas? Hace algunos años, la respuesta era obvia:

-Por supuesto que no, un robot / una máquina / computadora (etc) jamás podrían realizar las tareas de un médico.

Pero ya lo están haciendo. En el 2017, un grupo de investigadores de Stanford diseñaron un programa que permite identificar cáncer en la piel -la enfermedad humana más común- a través del reconocimiento de patrones destilados de una imagen de una verruga… y de ciento treinta mil estudios pasados. Acá una serie de startups que están explorando cómo usar inteligencia artificial para realizar distintas tareas relacionadas con medicina.

No sé cuánto tiempo falta para que este tipo de tecnología esté a nuestro alcance… pero a mí me urge que la práctica médica mexicana comience a usar estas herramientas.

Este miércoles pasado, mi Tío Bernardo -hermano de mi Papá-, se sintió un poco mal. Mi Tío fue al doctor y le dijeron que todo estaba bien, que no se preocupara.

Mi Tío -un gran hombre que hace quince años se sobrepuso a adicciones fuertes y desde entonces se dedicó a atender a sus hijos, sus nietos, y a cientos de otros adictos en recuperación- llegó a su casa y siguió su vida.

El jueves por la noche, se sentó en su cama. De repente, sintió un fuerte dolor en el corazón. Luego, se desplomó, y falleció a los pocos minutos. Había sufrido un infarto.

¿De quién es la culpa? ¿Pudo el médico que lo atendió haber hecho un mejor trabajo de diagnóstico?

Durante el funeral, me acerqué a ver los restos de mi Tío. Inevitablemente recordé a mí Papá, a quien habíamos velado exactamente en la misma sala de las Capillas del Carmen hacía casi cinco años.

¿Podrían mi Tío y mi Papá haberse sometido a un mejor diagnóstico y a un mejor tratamiento médico a través de herramientas de inteligencia artificial? Pienso que sí.

Así que podrán imaginar -el verbo es adrede- cuál es mi respuesta a las preguntas con que inicié este texto.

Las habilidades humanas que no se van a automatizar… pronto

Entonces… ¿qué trabajos humanos no se van automatizar? Nadie sabe.

Una forma de empezar a contestar esta pregunta consiste –explica Pedro Uria-Recio en esta TEDx– en distinguir que la tecnología está, generalmente, automatizando tareas específicas, no trabajos completos. La tecnología está ayudándonos a complementar algunas de las tareas que realizamos, y sí, eliminando algunos trabajos cuando se automatizan todas las tareas de ese trabajo.

Pero hay algunas tareas relacionadas con creatividad –pensamiento crítico, solución creativa de problemas– y con habilidades sociales que requieren emociones –toma de decisiones, comunicación efectiva, inteligencia emocional– que están lejos de ser automatizadas.

Un nuevo sistema desarrollado por Ford puede, por ejemplo, reconocer emociones de un conductor y retirarle permiso sobre el volante si detecta que está especialmente molesto… no porque el sistema sienta que el conductor está enojado, sino porque detecta cambios en volumen de voz, sudoración y movimientos bruscos.

Escribe Stephen Kosslyn en Harvard Business Review que Resulta muy difícil programar una máquina para  emular el conocimiento y las habilidades humanas, y no está claro si estos esfuerzos van a ser exitosos.

Así que si quieres seguir siendo relevante, trabaja en tus habilidades soft. No lo digo yo, lo dice IBM en un estudio que publicó en septiembre del 2019:

-Digital skills remain vital; however, executives tell us soft skills have surpassed them in importance.

¿Te interesa llevar este Keynote a tu organización? Escríbeme a andres@astrolab.mx, llena el formulario de contacto en astrolab.mx, o mándame un Whatsapp al 8114691064.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mis cuatro consejos para dar mejor retroalimentación

Por: Analucía Richo

El fin de semana fui a un rancho con la familia de mi novio -sus papás, sus hermanos, su cuñado y su sobrina, una bebé de 2 años, Ximena-. La mañana del domingo, Ximena y yo estábamos jugando afuera cuando de repente hubo un silencio algo peculiar -pues ya saben que, si los bebés están callados, seguramente algo andan haciendo- así que me asomé a ver qué hacía y me di cuenta de que estaba intentando meter su dedito en un pequeño agujero en una puerta, entonces comenzó nuestro ir y venir.

Cómo se vive el reclutamiento de manera virtual

Por: Regina Fidalgo

Gerardo Cañamar -CEO de Astrolab- realizó un live con Gustavo Silva- fundador de Empleo Ideal- en donde nos platicaron un poco sobre las diferencias entre las entrevistas virtuales y presenciales.