#TrabajaExtraordinario

Por qué necesitas crear un ambiente donde se tolere el fracaso (Pt. 1)

El aprendizaje continuo

Jim Miller, un veterano de Google, Intel, Amazon, Cisco e IBM dice que todos los modelos de negocio están siendo radicalmente transformados por la digitalización.

¿Qué implicaciones tiene esto para todos nosotros -especialmente para ti lector del blog, que según Google Analytics tienes treinta y pocos años en promedio-?

Una de las más importantes -pensando en el impacto que tendrá en nuestras vidas- es que el aprendizaje está dejando de ser algo episódico para convertirse en una necesidad constante. De aquí en delante, y quizá desde hace algunos años, nos vamos a ver en la necesidad constante de adquirir nuevos mindsets y aprender nuevas habilidades.

Pero aprender requiere forzosamente tomar decisiones y probar hipótesis -y equivocarse-, y esto choca con un inveterado principio de las legacy organizations -organizaciones gigantes y longevas tipo Pemex, América Móvil, Walmart de México, CFE, FEMSA, GM de México, FCA, Alfa y Bimbo, que por cierto son las diez empresas más grandes de México según Expansion en el 2018-:

En una legacy organization, escribe Aaron Dignan en Brave New Work la regla básica es que no tienes el derecho de hacer nada a menos de que tengas un permiso.

(Dato curioso: en el derecho es al revés. El sistema jurídico permite al ciudadano hacer lo que quiera mientras no esté prohibido por alguna autoridad)

¿Qué genera este principio del que habla Dignan? Un entorno donde el aprendizaje no se da de forma ordinaria.

Para cambiar esto, necesitas aumentar el nivel de tolerancia al fracaso en tu equipo u organización.

Experimentos en Goldman Sachs

En el audio libro Power Moves, Adam Grant cuenta cómo fue invitado por el banco Goldman Sachs para contestar a una pregunta:

¿Cómo le hacemos para atraer talento joven y competitivo?

Durante mucho tiempo, los millenials se morían de ganas de trabajar en nuestro banco, le explicaron a Grant. Luego, con el advenimiento de las empresas digital natives y con la crisis del 2008, los millenials empezaron a preferir empresas como Facebook, Amazon y Google. Eventualmente, esto tuvo consecuencias en la calidad del talento disponible.

Después de un diagnóstico, Grant les dio una lista de 26 recomendaciones.

Una de estas recomendaciones era prohibir el trabajo en fines de semana (en concreto, sugería limitar acceso a la oficina y al correo de viernes a las nueve de la noche al domingo a la misma hora).

Muchos de los líderes empezaron a aportar contra argumentos sobre este propuesta.

Mi sugerencia fue que dejaran de debatir y empezar a experimentar. Si no haces experimentos no puedes aprender, concluye Adam Grant.

Y Aaron Dignan complementa:

POR QUÉ NECESITAS CREAR UN AMBIENTE DONDE EL FRACASO SE TOLERE

Tres casos

¿Quiénes son los primeros responsables de promover esta libertad? La dirección general.

ZX Ventures, una empresa de AB InBev, es un gran ejemplo de cómo la dirección promueve el aprendizaje. Si estás en Monterrey, probablemente te enteraste que en enero de este 2019 cerró el restaurante bar Goose Island, después de apenas tres años de operación; en esta ciudad también abrieron y cerraron Bocanegra Tacos y Cerveza.

Para un externo, todos esos restaurantes pueden verse como un fracaso, pero ZX Ventures lo ve diferente. Ellos entienden que la innovación requiere correr riesgos, y los asume.

Les apuesta.

En el otro extremo hay muchos CEOs y CFOs que se resisten a hacer experimentos debido, quizá a los indicadores con los que se les evalúa.

Tengo un amigo que trabaja en una de las unidades de negocio de un grupo empresarial regiomontano. Hace unos meses me comentaba que el CEO quiere promover la innovación pero él es el primero en dar manotazos cuando la gente se equivoca. No pues así cómo.

Otro amigo que vive en CDMX me comentó que hace algunos años, la empresa para la cual trabaja -una empresa en la industria del agua- lanzó un laboratorio de innovación… para cerrarlo antes de que cumpliera tres años: el CFO no toleró los pequeños fracasos que, naturalmente, se dieron en los primeros meses del centro.

Y lo más triste cerraba mi amigo, es que todos sabemos que nuestro producto tradicional que nos da el 40% de las ventas quedará obsoleto dentro de poco.

¿Qué sí puedes hacer?

No es fácil cambiar esta cultura si

  • tienes veinte o treinta años pidiendo permiso para todo, si
  • el consejo directivo está muy enfocado en los resultados de corto plazo, o si
  • estás muy abajo en la estructura organizacional

Una mejor pregunta es: ¿qué puedes hacer?

Empezar a trabajar en tu mindset. Te recomiendo, por ejemplo escuchar Dare to Learn, el podcast de mi amigo Diego Láinez.

En la parte dos de este artículo te contaremos cómo implementar tres dinámicas en tu equipo u organización para empezar a promover un entorno que tolere más el fracaso.

—-

¿Quieres un acompañante en este cambio cultural? Escríbeme a andres@astrolab.mx para contarte cómo podemos ayudarte.

También puedes descargar un libro electrónico que publicamos hace unas semanas con 100% contenido nuestro.


Andrés es Co-Fundador de Astrolab, y cree que México podría ser una potencia mundial si sus organizaciones aprendieran a vivir con el fracaso, en vez de esconderlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres líder? Adopta hoy esta sugerencia del CEO de Uber

La importancia de comunicar una visión

Hablar sobre la importancia de la visión -y del propósito, para esto- en el 2019 pareciera ser algo anticuado, pero no lo es.

¿Qué es mejor: control o autonomía en una organización?

¿Qué es una polaridad?

Hay preguntas para las que no hay una sola respuesta.