Storytelling de Negocios

estrategia

Aprovecha ‘la sabiduría del colectivo’ al hacer un plan con tu equipo

por Emilio Chávez

Hace un par de años, estaba viendo la televisión un fin de semana cualquiera y de repente me topé con la BBC.

La verdad es que ya había agotado las opciones de películas. Por lo tanto, fue fácil darle una oportunidad a éste canal inglés, que tiene reputación por sus buenos reportajes y documentales.

Resulta que el programa que estaban transmitiendo hablaba sobre un concepto que de inmediato captó mi atención: “The wisdom of crowds” o la “sabiduría del colectivo”.  

Cómo llevar el propósito a la operación (y a la vida)

por Oscar Ramírez

De 2008 a la fecha, se popularizó el concepto del “porqué”. Los autores nos han convencido de establecer un propósito y eso ha funcionado para generar reflexión en torno al impacto que tienen las empresas en el mundo.

Si ya has definido tu “porqué” personal, de equipo u organizacional, y buscas potenciar el ejercicio, es hora de entender cómo darle vida a ese propósito a través de una narrativa.

‘Todos los niños, todas las vacunas’: la importancia de ser claros

Con el paso del tiempo y de los proyectos en los que trabajamos, los de Astrolab hemos ido desenmarañando las causas, efectos y soluciones de muchos de los problemas de comunicación y resistencia al cambio. Por ejemplo, ahora sabemos que el uso de historias cumple con dos funciones: ayuda a ser claro y a tocar fibras emocionales necesarias para el cambio.

Una estrategia comercial orientada a la experiencia del cliente

La semana pasada participamos como expositores con un stand en el Foro Mundial de Recursos Humanos que se organiza cada año en la ciudad.

‘Crecimiento sostenido’ no es una estrategia y ‘ser el número uno’ no es un propósito

La falta de claridad -en concreto, definir y comunicar equivocadamente el propósito y la estrategia de una empresa- es muy común en las empresas de mi comunidad (y probablemente en la tuya también).

La batalla surreal entre una estrategia, una narrativa y un indicador

El año pasado recibí una llamada de Marcos, un gerente de TI en una empresa de retail.

Antes de iniciar un proyecto en tu empresa

Antes de iniciar un proyecto: dos preguntas que debes hacerte

Por: Gerardo Cañamar

 

antes de iniciar un proyecto

Como consultor de Astrolab, parte de mi trabajo es ayudar a las empresas a acelerar la implementación de sus proyectos.

Hace unos meses me contactaron del departamento de tecnología de una empresa, para apoyarlos con el despliegue de una plataforma de reclutamiento interno en toda la organización.

“Tenemos 6 meses empujando la iniciativa y los gerentes no están utilizando la herramienta”

“No entiendo porqué los líderes no pueden ver el valor que agregaríamos si apoyan esta iniciativa”

¿Te identificas con esta situación?

Como muchos otros, este equipo olvidó preguntarse dos cosas muy importantes antes de iniciar un proyecto:

  1. ¿Cómo aporta nuestro proyecto al cumplimiento de la estrategia de la empresa?
  2. ¿Cuáles serán los beneficios tangibles y relevantes que tendrá el usuario final?

Antes de iniciar un proyecto asegurarte de la organización sepa cómo está alineado a la estrategia de tu compañía al mismo tiempo de que el usuario final entienda y quiera los beneficios de la iniciativa. Así será mucho más fácil conseguir el apoyo de tus líderes y compañeros y el proyecto avanzará más rápido. 

La importancia del enfoque estratégico

Daniela* es directora de una organización social. A principios de este año comencé a apoyarla para recuperar el peso y la relevancia que su ONG solía tener hace algunos años.

Desde la primer reunión que tuve con ella hablamos sobre su objetivo y la estrategia para alcanzarlo. Me dijo:

-El objetivo lo tengo clarísimo: queremos que los habitantes de este país no tiren basura en las calles. Para lograrlo empezaremos con un piloto en la zona sur de Monterrey en una colonia en la que se encuentran 4 escuelas primarias. Estamos convencidos que cambiando a los niños lograremos la meta.

El plan me pareció perfecto y acordamos revisar avances una vez por semana.

A la fecha me he reunido con Daniela 4 veces y en todas las sesiones me he topado con algo similar a esto:

-Las cosas van un poco lentas. No estoy segura de que vamos a cumplir las fechas que le habíamos prometido a nuestros benefactores.

Al ver mi cara de asombro, se justificó inmediatamente:

-Por otro lado, mira todo lo que he logrado en otros frentes- y comenzó a mencionar una serie de actividades poco relacionadas a su meta y de muy poco impacto.

Inmediatamente la detuve.

-¿Me puedes explicar de qué forma esas actividades te acercan al cumplimiento de la visión que tiene tu ONG?

Daniela se quedó sin respuesta. Nos despedimos y le dije que repensara su jerarquización de tareas.

Es muy común que la actividad del día día nos haga perder el foco sobre qué es lo más importante en el momento y sobre dónde deberíamos enfocar nuestros esfuerzos.

Hoy tuve mi quinta reunión con Daniela y noté un cambio. Me dijo que a partir de nuestra última cita, repasa con su equipo -diariamente y al inicio de la jornada- las actividades del día que los ayudarán a alcanzar su misión.

* Por razones de confidencialidad cambié los nombres de los actores y el giro de la ONG.