#TrabajaExtraordinario

3 mentalidades nocivas que crean barreras a la agilidad

por Juan José Pachur

Experto Invitado

Llevo casi 10 años trabajando en capital humano o para clientes que son capital humano en su organización. Me gusta siempre estar abierto a nuevas experiencias cuando hay que escuchar un cliente nuevo.

Al empezar un proceso, siempre me dejo sorprender mientras escucho qué necesidades tienen, a qué problemas se han enfrentado, qué buenas prácticas aplican -en particular ese tema me encanta-, o qué soluciones han implementado, cómo impactaron y en cuánto tiempo.

Sería muy arrogante decir que lo he visto todo, ya que de verdad espero que el mundo del capital humano me siga sorprendiendo.

Mas si debo destacar que, para fines de este tema, hay tres líneas de hábitos no escritos que crean barreras para la agilidad en una empresa, y pueden frenar incluso los procesos más sencillos a un punto de completa parálisis.

1) Cultura tóxica

La cultura colectiva es la suma de la cultura particular de cada departamento, área, división o como le queramos llamar. Como en todas partes, a la hora de abordarla encontraremos “de todo”.

Aquí es donde debemos de hacer un análisis que mida si la cultura es tóxica. De ser así, devendría en un ambiente de trabajo retrógrada, oprimido, lleno de barreras y con una capacidad limitada para atender propuestas de cambios o mejoras a los procesos instalados.  

Lo contrario de este escenario es una cultura nutritiva, donde el ambiente de trabajo es progresivo en sus procesos y libre para emitir comentarios.

Uno donde las opiniones reciben retroalimentación afirmativa o correctiva (aunque a veces duela) y con una capacidad notoria de mutar procesos, buscando siempre la mejora continua.

2) Cuidado de parcelas

Esta frase la escucho más de lo que se atiende. Se refiere a cuidar sólo de mi departamento, sin que me importen las otras áreas cuyos procesos estén involucrados con los míos.  

Es tentador (y fácil) tener una visión limitada que permita decir “pues no sé el área de al lado, pero yo hice todo bien” o “ésa es su bronca y no la nuestra”.  

Esta actitud refleja la autoprivación de la capacidad de mejora de procesos y una falta de interés por la trascendencia del trabajo que se hace.

Lo contrario a esto es la muestra colectiva del entendimiento de los objetivos de la empresa, que permite la fluctuación del conocimiento general de los procesos, las propuestas de cambio y la capacidad de ver por el bien de “la parcela de todos”.

3) Micromanagement

Uno de los hábitos más peligrosos con los que me encuentro es el micromanagement, que es en gran medida la suma de los dos anteriores. Esto da como resultado una práctica que puede venir de dos raíces: miedo o hambre de poder.

Su consecuencia es la falta de confianza, no sólo entre departamentos, sino con personal del propio equipo.

El micromanagement es lo opuesto a delegar el trabajo de forma efectiva. Imagen de Inc.com

Con una mentalidad de alguien que no arriesga o que no quiere mejorar, no se delegan funciones, ni se dedica tiempo a capacitar o hacer sentir bien a los subordinados.

Y ante la falta de oportunidades para probarse a sí mismos, se crea un ambiente de trabajo con barreras, sin posibilidades de crecimiento.  

Lo contrario sería el empowerment: empoderar a la gente, asignando responsabilidades en delegación.

No se trata de tener soldados con órdenes, sino de confiar en la capacidad creativa de quienes tienen hambre de superación y, con seguimiento y asesoría, asignarles retos que impriman confianza y crecimiento.


Podríamos ahondar mucho más en estos temas y encontrar puntos diversos que apoyen o frenen a las organizaciones.

Sin embargo, en mi experiencia estos tres puntos resumen las variables que separan a las empresas llenas de barreras, de las que no encuentran restricciones para seguir creciendo. 

*Juan José Pachur es egresado de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma, con Maestría en Desarrollo Organizacional por la Universidad de Monterrey.

¡Me quiero suscribir al blog de Astrolab!

Anota tu correo aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El libro que tienes que leer para entender la cultura de tu empresa

por Andrés Oliveros

Todo lo que hacemos en Astrolab tiene el objetivo de ayudarle a personas y a equipos a mejorar cómo trabajan.

El problema es que hacer esto implica, casi siempre, cambiar comportamientos, hábitos y creencias. Y esto es difícil porque… bueno, por miles de razones biológicas y psicológicas: el ser humano es un ser muy complejo.

Crónica de un congreso sobre agilidad. ¿Qué aprendí?

por Analucía Richo

Unos meses después de entrar a la maestría, platicando en una comida con Lupita (ex directora del Máster en Desarrollo Organizacional, MDO, de la UDEM), me comentó que antes hacían un congreso cada año. Pero que por muchas razones se dejó de hacer.

Después de darle vueltas por un tiempo, en agosto de 2018 me acerqué con Patricia Nuñez, la actual directora de la maestría, y le conté que quería organizar un congreso por cinco razones.