#TrabajaExtraordinario

Aprende a cambiar tu espacio para mejorar tu trabajo

por Ana Fernanda Moctezuma

Las organizaciones y los equipos existen por las personas que los conforman y, aunque suene cliché, el cambio empieza por uno solo.

Mejorar tu experiencia en el lugar donde trabajas puede influir directamente en tu desempeño y estado de ánimo. Te hará mucho más productivo y probablemente te sientas mucho más motivado a pasar ahí gran parte de tu día.

Y, a pesar de que son muchos factores los que afectan esta experiencia, el espacio físico es lo más sencillo de modificar por tu cuenta.

Te comparto algunos tips que pueden funcionar muy bien para ajustar tu espacio de trabajo y hacerlo lo más cómodo posible para ti.

Encuentra la iluminación adecuada

Estudios muestran que casi el 70% de las personas no están satisfechas con la iluminación del espacio donde trabajan.

Y es que trabajar alumbrado sólo con la luz del monitor, o por el contrario, deslumbrado con luz excesiva, puede resultar muy molesto.

Si el espacio en tu organización te permite controlar individualmente la intensidad o color de la luz a tu gusto, entonces la solución es sencilla. Encuentra el nivel perfecto para ti, dependiendo de la hora y el momento del día, y procura mantenerlo.

Si el nivel de iluminación donde trabajas es único para todo el lugar, tendrás que encontrar trucos que puedan ayudarte a sentirte más cómodo.

Te recomendamos buscar espacios con luz natural, o conseguir una lámpara de escritorio que te alumbre en tu lugar personal.

Juega con los colores

Quizá todavía eres de los que acostumbran asociar el gris o el blanco con formalidad, y en la decoración de tu oficina no te permites salir de esos tonos por miedo a ser muy atrevido.

Pues lamento decirte que, sin saberlo, estás saboteando tu productividad.

Siempre es malo abusar, y no queremos que tu oficina parezca un jardín de niños, pero incorporar algunos pequeños toques del color correcto en tu espacio de trabajo puede cambiar tu perspectiva y estado de ánimo de muchas maneras.

Por ejemplo, el amarillo estimula la creatividad y el optimismo, mientras que el azul tranquiliza y promueve la concentración. Por su parte, el rojo despierta emociones fuertes y estimula la actividad física.

Ajustar tu lugar de trabajo con mejor iluminación, colores y darle tu toque personal te hará mucho más productivo.

Cuidado con el ruido

A veces ni siquiera lo notamos, pero estamos expuestos de forma constante a conversaciones, sonidos o música que tienen efectos negativos sobre la forma en que trabajamos.

No solamente es molesto e irritable: estar rodeado de ruidos puede afectar más de lo que crees. Tus habilidades auditivas, tu concentración, tu postura y tu asertividad se ven coartadas, además de que causa grandes niveles de estrés.

Procura cuidar el volumen de tu voz o de la música que escuchas. Y como mencionamos el mes pasado, un rato contigo puede ser muy bueno, prueba utilizando audífonos.

Elige bien tus instrumentos

Escoge a conciencia desde las plumas que mejor te acomoden y la computadora más adecuada para tus funciones, hasta cosas que parecerían más alejadas como el escritorio, la silla o el bote de basura.

Elegir bien las herramientas que tienes a tu alcance definirá en gran parte la forma en que trabajas.

Tanto es así, que empresas como Steelcase y Simplehuman se han dedicado en exclusiva a crear diferentes productos que nos faciliten la vida y nos hagan ser más eficientes en nuestras tareas.


Hay muchas cosas que puedes cambiar en tu espacio para sentirte mejor, y más importante, disfrutarlo.

Prueba con la temperatura, decora tu escritorio con fotos, ten cerca una pequeña planta, trae un cojín de tu casa, o encuentra qué es lo que mejor te funciona, dentro de lo que permite tu organización.

No esperes a que todos cambien, comienza por cambiar tú y tu entorno, y te aseguro que pronto verás los resultados positivos en tu trabajo.

¡Me quiero suscribir al blog de Astrolab!

Anota tu correo aquí:

Comentarios (1):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El libro que tienes que leer para entender la cultura de tu empresa

por Andrés Oliveros

Todo lo que hacemos en Astrolab tiene el objetivo de ayudarle a personas y a equipos a mejorar cómo trabajan.

El problema es que hacer esto implica, casi siempre, cambiar comportamientos, hábitos y creencias. Y esto es difícil porque… bueno, por miles de razones biológicas y psicológicas: el ser humano es un ser muy complejo.

Crónica de un congreso sobre agilidad. ¿Qué aprendí?

por Analucía Richo

Unos meses después de entrar a la maestría, platicando en una comida con Lupita (ex directora del Máster en Desarrollo Organizacional, MDO, de la UDEM), me comentó que antes hacían un congreso cada año. Pero que por muchas razones se dejó de hacer.

Después de darle vueltas por un tiempo, en agosto de 2018 me acerqué con Patricia Nuñez, la actual directora de la maestría, y le conté que quería organizar un congreso por cinco razones.