Storytelling de Negocios

Cinco sugerencias para construir una buena narrativa

La toma de decisiones y las narrativas Cada día tomamos miles de decisiones (qué camisa usaremos, darle el paso o no a un peatón, revisar el correo ahorita o después, hacer esa llamada de ventas a las 10am o en la tarde, sonreírle a tus compañeros de trabajo cuando llegas, ponerle salsa o no a tu comida, escuchar una u otra playlist).

Algunas las tomas de forma consciente pero la mayoría de forma inconsciente (dar la vuelta en una calle, servirte café, leer noticias), y -en conjunto- determinan si tu día fue provechoso, heroico, mediocre, bueno o insípido, tanto en tu vida personal como profesional.

¿Quieres tener días más provechosos, eficientes y satisfactorios? La solución evidente es: toma mejores decisiones, tanto conscientes como inconscientes.

Pero esto es muy abstracto y poco accionable. Una alternativa consiste en hablar de las narrativas que rigen tu día y el de tu equipo de colaboradores.

Una narrativa es una estructura de conceptos, ideas e información que influye enormemente en lo que haces, en cómo lo haces y en lo que sientes. Muchas veces falta, y entonces hay confusión: ¿Qué debo hacer ahorita? ¿Por qué?

Una buena narrativa te facilita tener rápidamente al alcance qué debes hacer y porqué. Por ejemplo, va una narrativa breve sobre el área comercial de muchas empresas:

-Antes vendíamos mucho. Luego surgieron competidores y se nos fueron algunos clientes. Ahora tengo que esforzarme y ser creativo en conseguir otros clientes. Si lo hago bien (de X, Y y Z forma), mi jefe estará contento conmigo, a la empresa le irá mejor, aumentarán mis comisiones y le haré un bien a mi cliente.

¿De que le sirve a un equipo comercial tener esto en la cabeza? Piénsalo por unos segundos. El vendedor tiene que tomar muchísimas decisiones cada día. Tener claro qué debe hacer y porqué debe hacerlo le servirá para enfocar su energía del día.

Descubrimos la importancia de las narrativas a finales del 2013. En octubre de ese año nos buscó una persona del equipo de recursos humanos que trabajaba en el corporativo de una cementera:

-Hemos crecido mucho durante la última década y ahora tenemos operaciones en más de veinte países. Tenemos problemas para comunicar el propósito, visión y estrategia de recursos humanos a los gerentes encargados de este tema en las distintas plantas nacionales e internacionales. Algunos la entienden y se vuelven proactivos pero noto que otros están confundidos.

Para ese entonces ya teníamos algún tiempo hablando sobre la importancia de las historias orales breves en nuestro taller iNSPiRA y algunos proyectos de consultoría, pero esto parecía trascender el alcance de una historia, por más inspiradora que fuera. Esta persona necesitaba explicarle a todo el equipo extendido de recursos humanos una estrategia compleja de una forma sencilla.

Busqué a Shawn para platicarle sobre el caso y me habló de las strategic stories. ¿Qué es una strategic story? Es una manera de estructurar toda la información relevante de una estrategia en un tipo de historia que sea fácil de recordar y de recontar.

Historias vs narrativas

Entonces nos pusimos a investigar sobre el tema. Con el paso del tiempo decidimos llamarles narrativas para diferenciarlas de historias, y le quitamos el apellido de estratégicas porque sirven para comunicar cualquier idea, no sólo una estrategia.

¿Cuál es la diferencia entre una historia y una narrativa? Una historia es el recuento de eventos concretos que puedes contar en 2 minutos o menos: algo que te pasó ayer, lo que sucedió por la mañana cuando pasaste por un café.

Una narrativa es más amplia. También recuenta eventos pero de forma más general. Van algunos ejemplos:

  • El origen de la comida procesada contada por Michael Pollan en The Omnivore’s Dilemma (la postguerra y las empresas que empezaron a fabricar fertilizantes químicos, el subsidio del gobierno norteamericano en los setenta a esta industria, el aumento de la población, el impacto de las empresas de alimentos y sus estrategias de marketing para procesar maíz y masificarlo)
  • El Cristianismo (pecado, promesa de redención, redención, continuidad)
  • El advenimiento de la comida como cultura pop por Mario Batali (la comida era poco relevante en los setentas y ochentas, el impacto de algunos chefs en California y la influencia de Food Network en la masificación, los chefs celebridad, los foodies y las redes sociales)
  • El origen de Asics

En todas vemos una estructura: antes sucedía esto; luego empezó a suceder esto; ahora, haremos esto; y en el futuro así se verá el mundo. 

Cuando faltan, la realidad se presenta borrosa y se nos va el tiempo y las ganas en decisiones que no aportan al propósito, visión y estrategia de una organización, movimiento o comunidad.

Desde entonces hemos construido más de quince narrativas de lo más diverso:

  • Le ayudamos al rector de una universidad privada a construir una narrativa sobre su enfoque en liderazgo
  • Construimos la narrativa de un área para una de las empresas norteamericanas de mayor tradición industrial
  • Trabajamos con el director de recursos humanos de una empresa de consumo para ayudarle a vender la estrategia del área a su equipo
  • Nos reunimos con el CEO y sus reportes de una empresa de textiles para crear la narrativa de la nueva estrategia y le ayudamos a contarla al top 400 de la organización
  • Me reuní con el equipo comercial de tres proyectos de desarrollo imobiliario para definir una narrativa de marca

Cinco sugerencias para construir una narrativa

Construir una narrativa no es muy complicado. La dificultad está en construirla entre las personas indicadas y en la frecuencia y calidad como se cuente. Van algunas sugerencias:

  1. Construirla con las personas que toman las decisiones de una organización, jamás de forma individual
  2. Tener claridad sobre el propósito de tu empresa, área o proyecto. Sin un proyecto una narrativa tiene poco impacto.
  3. Encuadrar la información más relevante en cuatro momentos: antes, algo sucedió, ahora, el futuro
  4. Incorporarle historias breves que clarifiquen algunos de estos cuatro momentos
  5. Contarla de forma oral… muchas veces

¿Las consecuencias de hacerlo bien? Un equipo enfocado, una mejor toma de decisiones y un uso eficiente de la energía de tu organización.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

‘Dice el licenciado…’: Qué hacer cuando el jefe es el obstáculo

por Jorge Lavalle

Recuerdo cuando trabajaba en uno de los medios impresos más importantes de Monterrey.

Mis responsabilidades como editor incluían que todos los días entrara a junta con los directores de sección y la directora editorial.

Ahí se discutían, entre otras cosas, qué notas se publicarían en la edición del día siguiente, con qué jerarquía y qué enfoque se les daría. Se suponía que el objetivo de la reunión era alcanzar una decisión colegiada.

Sin embargo, con frecuencia se escuchaban frases del tipo “salvo que el licenciado diga…”, “si el licenciado lo aprueba…”, “a menos que el licenciado…”.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Cómo aprovechar la comunicación informal en tu organización

por Ana Fernanda Moctezuma

En Astrolab le apostamos con fuerza a la importancia de la buena comunicación en las organizaciones.

Desde un inicio, entre otras cosas, nos hemos dedicado a dar herramientas de comunicación que ayuden a los líderes y ejecutivos de las empresas a ser mucho más claros y estructurados a la hora de hablar.

A través del programa iNSPiRA, y algunos otros proyectos, hemos contribuido para formar organizaciones en las cuales las personas se entiendan mejor unos a otros, compartan mensajes de forma efectiva, y así mejorar la interacción.

Pero la comunicación oral oficial no lo es todo. Mientras investigaba, encontré estos párrafos y creo que ayudan a describir muy bien el punto central de este artículo:

LinkedIn
Facebook
Follow by Email