#TrabajaExtraordinario

¿Cómo preparo un momento increíble?

por Óscar Ramírez

Un buen momento se merece un buen discurso. Más aún cuando se trata de marcar un cambio o coyuntura.

Así sucede en los matrimonios, graduaciones, inauguraciones, bautizos o quinceaños.

Las empresas también tienen sus ceremonias para conmemorar cambios. En Astrolab hemos evangelizado acerca de cómo prepararte para generar un mayor impacto, dejar huella y sacarle ventaja a través del discurso.

Sin embargo, en estos eventos las palabras o el storytelling no son todo.

Si quieres mirar más allá de las palabras, ¿qué otros ingredientes podrías incorporar a estos rituales en el contexto de cambio en las organizaciones?

La primera vez que fui asesor de tesis en la UDEM, sentí mucha presión por el rol. Sería un día inolvidable para los alumnos y en parte dependía de cómo yo se los hiciera sentir (o al menos eso pensaba).  

¿Cómo preparo un momento increíble para marcar el cambio de alumno a exalumno?

– Con un speech.

Eso hice. Fui breve, hablé de ellos, los familiares estuvieron atentos y estoy seguro del impacto que causaron las palabras, pero ¿fue lo más impactante del momento? No.

En su nuevo libro Power of Moments, o El Poder de los Momentos, los hermanos Heath mencionan que éstos se crean a partir de uno o más de los siguientes elementos: elevación, revelación, orgullo y conexión.

No profundizaré más en el libro, pues Analucía escribirá más detalles en un artículo próximo. Lo que sí deseo es dejar claro que sería muy ambicioso lograr estos cuatro elementos con tan sólo un speech.

Este mes nuestros artículos se enfocan en como detonar grandes cambios con pequeños ajustes. Los rituales, ceremonias, y todo lo que sucede alrededor de un discurso, entran en este ámbito.

Ceremonias para detonar un cambio: La llave maestra y el cofre

El CEO de una compañía mexicana nos invitó a participar en el desarrollo de la Narrativa acerca de la nueva estrategia.

Para lograr un mayor impacto en la “primera bajada” frente al top 300, el líder de proyecto interno organizó una ceremonia alrededor del discurso.

Cuando los 300 llegaron al auditorio y antes de entrar, el staff los estaba esperando con aguas y refrescos helados.

Ahí se dividieron en equipos y tenían que superar una serie de pruebas que los hizo acreedores a conseguir una pieza de llave gigante.

Ya que todos los equipos consiguieron su pieza, pudieron entrar al auditorio en donde les recibieron con un video de introducción con los resultados del año anterior, que eran muy buenos.

Éstos fueron presentados por colaboradores de todo el país, seleccionados al azar.

Una vez que el video terminó, la sala se llenó de aplausos y buena vibra.

Ahora sí salió el director a dar el mensaje, acompañado de todo su equipo directivo. Empezó con una historia personal y la conectó con la Narrativa de la organización.

Cuando terminó, los líderes de cada equipo juntaron la llave gigante y abrieron un cofre. Éste contenía la palabra clave a recordar durante todo el año. Con la apertura, un montón de globos y música inundaron el lugar.

Mientras tanto, un grupo de meseros salieron a ofrecer una copa de champaña a todos los invitados. El evento cerró con un brindis.

Ceremonias para marcar el fin de un ciclo: La campana

Recuerdo muy bien una entrevista que tuve el honor de hacerle a Francisco Azcúnaga, ex rector de la UDEM, en donde me dijo: “Una de las cosas más valiosas que aprendí como rector fue a festejar los logros que tuvimos como Universidad”.

Para muchos de los que han pasado por ahí, la expectativa al instante en donde van a tocar esa campana que representa la “voz de la verdad”, es grandísima.

Pasar y verla todos los días mientras estudias una carrera o maestría es un recordatorio de tus metas, incluso más allá que la graduación.

La campana marca el fin de una etapa de estudios, y el inicio de un nuevo profesionista que sale al mundo a vivir con los valores y la cultura que aprendió en la universidad.

Aquí te comparto un video que muestra la ceremonia:

Por cierto, en algunos equipos comerciales se ha promovido el uso de una campana cada vez que se cierra un proyecto.

Esta pequeña ceremonia ayuda a marcar el fin del proceso de ventas y es, en definitiva, un motivador importante para los vendedores.

Ceremonias para sostener un cambio: el discurso y algo más

Además de soluciones específicas de cambio, hemos tenido el honor de ser invitados a participar, estructurar y llenar de historias reales algunos mensajes de directivos. Este año participamos con una empresa de cosméticos.

Nos sirve mucho contemplar todos los elementos que están alrededor de las ceremonias. Por ejemplo:

  • Piensa en todos los sentidos: la música, los olores, el espacio físico, la temperatura, pueden afectar a que la experiencia sea positiva o negativa.

  • Da oportunidad a la gente de expresar sus emociones: hacer porras, aplaudir, abrazarse, llorar o simplemente estar en silencio.

  • Nunca “apagues” un momento genuino de celebración, aunque sea por una pequeñez.

  • Considera rituales también para momentos difíciles: reconocer las dificultades, honrar a quienes han hecho sacrificios y ayudar a las personas a seguir adelante.


Como decía al inicio, es muy ambicioso crear algo realmente “increíble” con sólo un discurso. Debes ir más allá.

Al final, en el caso de la llave maestra, el grado de aceptación al mensaje fue de 98% según un sondeo realizado posterior al evento. En gran parte se debió a la experiencia que todos vivieron.

Asimismo, en las graduaciones de la UDEM el momento más memorable es alrededor de la campana.

¿Conoces los rituales de tu organización? ¿Qué cambios podrías implementar en tu próximo evento para volverlo memorable?

¡Me quiero suscribir al blog de Astrolab!

Anota tu correo aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El libro que tienes que leer para entender la cultura de tu empresa

por Andrés Oliveros

Todo lo que hacemos en Astrolab tiene el objetivo de ayudarle a personas y a equipos a mejorar cómo trabajan.

El problema es que hacer esto implica, casi siempre, cambiar comportamientos, hábitos y creencias. Y esto es difícil porque… bueno, por miles de razones biológicas y psicológicas: el ser humano es un ser muy complejo.

Crónica de un congreso sobre agilidad. ¿Qué aprendí?

por Analucía Richo

Unos meses después de entrar a la maestría, platicando en una comida con Lupita (ex directora del Máster en Desarrollo Organizacional, MDO, de la UDEM), me comentó que antes hacían un congreso cada año. Pero que por muchas razones se dejó de hacer.

Después de darle vueltas por un tiempo, en agosto de 2018 me acerqué con Patricia Nuñez, la actual directora de la maestría, y le conté que quería organizar un congreso por cinco razones.