Storytelling de Negocios

Cómo se relacionan la ingeniería con el desarrollo organizacional: la historia de Analucía

Porqué elegí la carrera de Ingeniería Industrial

Cuando decidí estudiar Ingeniería Industrial (IIS), mi Mama me dijo:

-Que terca eres Analucía, tú siempre has sido más de personas y de humanidades. ¿Por qué no mejor estudias otra cosa?

La verdad en ese momento yo no tenía idea qué quería hacer con mi vida. Lo único que sabía es que al menos un 80% de mis primos ya habían estudiado esta carrera. A todos les había gustado, cada quien se dedicaba a algo diferente y a todos les iba bien.

En mi cabeza la lógica era: “estudia IIS, prepárate y luego ves qué quieres hacer con tu vida, al fin te va a ir bien”. A lo largo de toda la carrera mi mamá me recordaba y me decía

-De verdad que te gusta batallar. Tu serías buenísima en psicología o en otra cosas.

Les seré sincera: Me costó la carrera, pero me gradué. Con buen promedio y algunos reconocimientos. ¡Estaba orgullosísima! Aún no sabía qué quería, ni qué hacer.

Entonces entré a trabajar a Astrolab, y me encantó. Mi mamá tenía razón, como siempre: lo mío eran las personas.

“Lo mío eran las personas”

No me arrepentía de haber estudiado IIS, al contrario me sirvió mucho. Pero sentí que me faltaba desarrollarme en todo el lado soft de las empresas no sabía prácticamente nada de este tema. ¡ME VOLVÍ LOCA!

Quise leer todo, de todos los temas, lo más rápido que podía. Hice algunos tallercitos online, seguir leyendo, leí muchísimo: storytelling, change management, design thinking, diseño de organizaciones, equipos, colaboración, motivación y otros temas pero me di cuenta que esto no iba a ser suficiente.

Decidí que tenía que seguir estudiando y empecé a buscar una maestría. ¿Qué maestría hacía? Una cosa fue meterme a la carrera porque no sabía que quería hacer y quería estar preparada para todo, y otra elegir una maestría. Me puse a investigar y decidí que tenía que ser algo que tuviera que ver con las personas en las organizaciones. Algo que me ayudara a entender cómo manejar el lado más importante de las empresas, su gente.

Por eso decidí hacer la maestría de Desarrollo Organizacional en la UDEM.

El desarrollo organizacional y Astrolab

Conforme la fui conociendo me convencí que eso era lo que quería y lo que necesitaba para seguir desarrollándome. ¡Me encantó! Sentí que estaba muy alineada con todo lo que hace Astrolab y además otras cosas. El Desarrollo Organizacional se desarrolla a partir de algunas ciencias como la psicología, la sociología, la antropología y la ciencia política, con esta información logramos desarrollar al individuo, a un grupo de personas y organizaciones completas. Lo cual está muy alineado con la meta de Astrolab: cambiar la forma en que trabajamos e interactuamos. Logrando como consecuencia que las organizaciones sean más rentables.

En lo personal me gusta pensar que el Desarrollo Organizacional complementa una visión sistémica de las organizaciones, es decir entiende que si le mueves a una parte de la organización va a afectar a toda. Y además ayudará a complementar las metodologías de Astrolab para lograr ejecutar proyectos que generen una cultura de alto rendimiento con colaboradores comprometidos, habilitados y energizados.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De distraídos a enfocados. Reseña: ‘Make Time’

por Andrés Oliveros

Hace unos meses, en el Cueva Carvajal, Abraham González me contó sobre Moment, una app que te cuenta el tiempo que pasas al día en tu smartphone. 

-A mí me cambiado la vida- cerró Abraham.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Aprende a entrar en ‘flujo’ para eliminar distracciones y trabajar mejor

por Jorge Lavalle

El 2 de marzo de 1962 fue una buena noche para el baloncesto.

Los entonces Warriors de Filadelfia ganaron 169-147 a los Knicks de Nueva York, liderados por su estrella de la época, Wilt Chamberlain.

Sin embargo, lo interesante no fue la victoria por sí sola: Chamberlain anotó por su propia cuenta ¡100 puntos!, el marcador individual más grande en la historia de la NBA.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email