#TrabajaExtraordinario

Cómo ser ‘influencer’ en tu trabajo y sacarle provecho

por Óscar Ramírez

La semana pasada, antes de terminar el día en la maestría, el profesor cerró la clase con un ejercicio. Nos pasó a todos una hoja y nos dio las siguientes instrucciones:

–Escribe tres personas con las cuales te gustaría hacer negocios y tres con las cuales te gustaría socializar, de este grupo. Abajo de eso, escribe tres personas con las cuales no te gustaría trabajar y tres que no quisieras como amigos.

El ejercicio se llama sociometría y en este caso se basa en percepciones, pues llevamos apenas pocos meses conociendo a nuestros compañeros y es un grupo de casi 80 personas.

La idea es tener retroalimentación de cómo nos ven los demás y el nivel de influencia informal que podríamos tener. La aspiración de cualquier persona es que al menos alguien te anote en su lista primera.

Este fenómeno del aula se replica en el trabajo, en donde cada vez es más relevante incrementar tu influencia personal.

En las organizaciones, el título formal, el número de reportes directos y el liderazgo formal no siempre te servirán para crecer dentro o fuera de ese sistema.

Maxim Sytch, un profesor de la Universidad de Michigan especialista en redes y relaciones en las organizaciones, propone la siguiente autoevaluación para medir tu nivel de «influencer».

Me tomé la libertad de traducirla a partir del artículo de Harvard Business Review: ‘Cómo averiguar cuánta influencia tienes en el trabajo’.

¿Eres un líder que hace que las cosas sucedan?

  1. Enumera 10 personas con las que interactúas en el trabajo. Éstos pueden ser internos o externos a tu organización.
  2. Asigna un valor del 1 al 10 para cada contacto, que indique cuánto dependes de ellos. Si uno proporciona mucho valor y es difícil de reemplazar, asigna una puntuación alta. Piensa en el valor que ofrecen tus colegas. Esto incluye apoyo profesional, emocional, ayuda en actividades diarias, información y acceso a recursos o contactos.
  3. Haz lo mismo a la inversa. Asigna un puntaje a ti mismo desde las perspectivas de los demás. Calcula cuánto valor ofreces a tus colegas y lo difícil que sería reemplazarte. Sé honesto.

A continuación, busca banderas rojas en tu autoevaluación. Esto podría indicar que careces de poder informal (bajo o nulo nivel de «influencer») y eres reemplazable.

¿Todos tus contactos trabajan en tu equipo, tu área o edificio de oficinas? Esto podría indicar una capacidad limitada para generar valor más allá de tu influencia formal.

¿Tus contactos te proporcionan más valor del que devuelves? Tales relaciones son difíciles de mantener a largo plazo. Las asimetrías en la dependencia indican que otros tienen el poder en una relación.

¿Tus puntajes de dependencia son bajos en todo? Esto podría indicar que tienes relaciones transaccionales, quizá impulsadas por un dar y recibir. Como diría Adam Grant, relaciones de equilibrio (matchers).

¿Se concentra todo el valor que das o recibes en un par de contactos? Podrías ser vulnerable si pierdes estos contactos o si cambia tu relación con ellos.

3 pasos para influir más en tu trabajo

Tener influencia en el trabajo tiene valor para ejecutivos de todos los perfiles. Ya sea que trabajes en una empresa o seas emprendedor, si eres «influencer» hay mayor probabilidad de que los demás compren tus proyectos, se unan a tus movimientos o te sigan.

Te comparto estos consejos que recopilé de algunos expertos y de mi experiencia como co-fundador y consultor en Astrolab.

1. Conoce a tus colegas

Hace algunos años participé en un programa de desarrollo. Quien dirigía la sesión a los pocos días de haber comenzado preguntó:

–¿Quién de aquí ya sabe el nombre de todos en el grupo?

Sólo una persona levantó la mano. La moderadora respondió.

–Bien. No me los tienes que decir. Ahora, ¿quién del grupo conoce el nombre de esta persona?

Todos levantamos la mano.

¿Conoces bien a todos los colaboradores con los que te rodeas? ¿Les llamas por su nombre y apellido?

A veces pensamos que para ser un influencer es importante que todos nos conozcan a nosotros, pero ¿te has planteado conocer bien a los demás? ¿Te esfuerzas por saber por sus intereses profesionales y personales?

Ser «influencer» implica que tus compañeros te conozcan. Pero es igual de importante que tú los conozcas también y te intereses por ellos.

2. Aporta algo de valor

En este capítulo de WorkLife, Adam Grant cuenta cómo le costaba asistir a reuniones sociales, pues éstas estaban llenas de «small talk» y era difícil sostener una conversación real.

Si te emociona hablar acerca de algo, eso que te interesa por encima de otras cosas y crees que puedes aportar valor, encuentra cómo compartirlo con los demás. En el programa inspira preparamos miles de ejecutivos que buscan inspirar a otros en el trabajo.

¿Cómo puedes desarrollar a otros con tus contribuciones? ¿Por qué no estableces una nueva ceremonia en tu área o tu equipo en donde los demás compartan sus ideas innovadoras? ¿Y si coacheas a ese colaborador que lleva meses frustrado?

Tus ideas y tu labor como influencer pueden ser lo que tu colega necesitaba para dar el primer paso para ese nuevo proyecto, para cerrar ese acuerdo con un cliente o cambiar de mentalidad.

3. Modela lo que predicas

Hace unos días llamé a un buen amigo. En la conversación hablamos de cuándo «activarte», es decir, cuándo decidir ser influencer. ¿Te lanzas a construir una comunidad o tribu y luego encuentras tu tema? ¿O encuentras tu tema, generas impacto y luego arrastras a los demás contigo por lo que has logrado?

Es probable que no haya respuesta correcta para todos. Al final lo importante es que seas congruente. Los demás te van a seguir sí y sólo sí eres ejemplo: si tu trabajo habla por ti, si los que te conocen saben que modelas los comportamientos que predicas.


¿Eres líder de un equipo y deseas que tus colaboradores sean más influyentes? Búscame para que me cuentes qué te ha funcionado y qué no. Mi correo es os@astrolab.mx y el número de la oficina es (81) 2091 0692.


Óscar es cofundador y dirige el área comercial de Astrolab. Él cree que el futuro del trabajo es emocionante y exige reaprender a planear, colaborar y liderar a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El libro que tienes que leer para entender la cultura de tu empresa

por Andrés Oliveros

Todo lo que hacemos en Astrolab tiene el objetivo de ayudarle a personas y a equipos a mejorar cómo trabajan.

El problema es que hacer esto implica, casi siempre, cambiar comportamientos, hábitos y creencias. Y esto es difícil porque… bueno, por miles de razones biológicas y psicológicas: el ser humano es un ser muy complejo.

Crónica de un congreso sobre agilidad. ¿Qué aprendí?

por Analucía Richo

Unos meses después de entrar a la maestría, platicando en una comida con Lupita (ex directora del Máster en Desarrollo Organizacional, MDO, de la UDEM), me comentó que antes hacían un congreso cada año. Pero que por muchas razones se dejó de hacer.

Después de darle vueltas por un tiempo, en agosto de 2018 me acerqué con Patricia Nuñez, la actual directora de la maestría, y le conté que quería organizar un congreso por cinco razones.