#TrabajaExtraordinario

Construye un equipo capaz de llegar a la Luna

por Ana Fernanda Moctezuma

Si te has preguntado ¿qué onda con el nombre de Astrolab?, o si tiene algo que ver con la astronomía o la astrología, la respuesta rápida es: no, para nada.

Pero no negaremos que todo aquello relacionado con el espacio ha salido a tema entre nosotros en más de una conversación.

Cuando estábamos planeando nuestro volúmen 2 de Horizontes, queríamos un concepto que conectara todos los temas que se tocan en los artículos, y al mismo tiempo expresara de forma más creativa lo que hay detrás de todo lo que hacemos.

Si viste el documento de Horizontes que mandamos en diciembre (y si no, aquí te lo dejo), podrás notar que el concepto ganador después de algunas lluvias de ideas y discusiones fueron los cohetes y su lanzamiento al espacio.

Intercaladas con fotos de los artículos, puedes encontrar imágenes de cohetes, estaciones espaciales, estrellas y astronautas. Detrás hay una sencilla razón: queremos acompañarte en un viaje hacia lo desconocido, explorar contigo lo que nos espera del otro lado de la estratósfera. Queremos acompañarte a la Luna.

Y hablando de la Luna…

El 21 de julio de 2019 se cumplen 50 años del momento en el que el primer hombre, Neil Armstrong, pisara la superficie lunar.

La misión de Apollo 11 fue, sin duda, como bien lo dijo Armstrong, “un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

El legado que esta misión dejó para Estados Unidos es inmenso. Ganaron la carrera espacial y se convirtieron en el primer país en mandar seres humanos a la luna y traerlos de regreso a la Tierra con éxito, demostrando su superioridad tecnológica ante el resto del mundo.

Luego de esa conquista, ahora eran imparables.

“If they can send a man to the Moon, why can’t they… (anything)”.

Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin fueron los tripulantes de la primer misión que llegó a la Luna.

El equipo detrás de la misión

Pero más allá de lo que esto significó para Estados Unidos, la relevancia para el resto del mundo no se puede negar.

Armstrong, Aldrin y Collins dejaron su huella en la Luna y en la humanidad. Sin quitar protagonismo a estos tres hombres que realmente estuvieron por allá, hoy quiero enfocarme en quienes estuvieron detrás del telón.

El equipo de control para la misión Apollo 11 es sin duda un ejemplo de colaboración, liderazgo y planeación. ¿Cuáles fueron sus secretos?

1) Ten una gran meta y un ‘por qué’ convincente

“Antes de que termine la década, enviaremos un hombre a la Luna y lo traeremos de regreso a la Tierra”.

En su discurso Man to the Moon, el entonces presidente John F. Kennedy estaba muy seguro de sus palabras.

Para algunos, ese objetivo parecería alucinante incluso al día de hoy, pero si nos ponemos a pensar, tiene dos características que lo hacen estar muy bien estructurado: es perfectamente claro y tiene un tiempo determinado.

Pero más allá de los aspectos técnicos de la gran meta planteada por Kennedy, el proyecto logró cautivar a todo el equipo de forma individual. ¿Por qué?

Para sumar esfuerzos y lograr que la misión fuera exitosa, el propósito del proyecto tuvo que haber resonado y conectado a nivel personal con cada uno de ellos. Todos tenían algo que perder y algo que ganar.

Tú debes asegurarte de que esto suceda en tu equipo. No trates de imponer una meta y tus propias razones para su importancia, permite que cada quien adopte el objetivo como suyo y sin duda la motivación para alcanzar el objetivo en común será mucho mayor.

2) Prioriza la buena comunicación y el compromiso

La buena y efectiva comunicación del equipo es de vida o muerte. Sí, en Apollo 11 esto era literal: estaban la vida de tres hombres y una inversión de millones de dólares en riesgo. Pero no tiene por qué no aplicar en tu trabajo cotidiano.

Para tu misión y la de tu equipo, es importante que todos estén en el mismo canal sobre lo que está sucediendo. La transparencia y la alineación de prioridades harán el trabajo mucho más sencillo.

Tip: para facilitar la comunicación e interacción del equipo, trata de sumar a la gente con anticipación. 

Es decir, asegúrate de que cuando la misión comience, ya tengas un grupo fuerte de influencers que apoyen la causa desde el inicio. Esta estrategia ayudó mucho a JFK, quien contaba con el apoyo incondicional del gobierno y de la (ahora) NASA.

El equipo detrás del lanzamiento del Apollo 11 fue la clave para que tuviera éxito.

3) Planea y sé valiente

Hay problemas o proyectos tan complicados que abruman. Siempre es bueno ver las cosas un paso a la vez.

Asegura hitos en tu misión que marquen un camino claro para el equipo. Esto te permitirá sin duda reducir los riesgos y acercarte cada vez más al éxito.

Sabemos que es utópico pensar que todo saldrá de acuerdo al plan, en ocasiones habrá que ajustarse a los imprevistos. Sé valiente y toma los riesgos que consideres prudentes.

4) ¡Celebra el éxito!

Por último, pero no menos importante, recuerda que nada estaría sucediendo sin la ayuda de tus compañeros. ¡Asegúrate de que ellos lo sepan también!

Sesiones de retroalimentación, agradecimiento constante, e incluso ceremonias o celebraciones simbólicas mantendrán la vibra del equipo elevada y encaminada al éxito común.


“Pudo haber sido un pequeño paso para Neil (Armstrong), ¡pero ha sido uno grande para mí!”, dijo Charles Conrad de la siguiente misión a la Luna: Apollo 12.  Sin duda nos sentimos identificados, y el resto de la humanidad también.

Como el equipo de Apollo 11, hay muchos otros ejemplos de cómo estos cuatro pilares son básicos para asegurar el éxito de cualquier proyecto o trabajo colaborativo. Y ahora, ¿estás listo para la misión?


El concepto de Apollo nos inspiró tanto, que decidimos explorarlo un poco más. Tenemos algunas sorpresas preparadas para Aula i. Si te interesa saber de qué se trata, ¡comunícate con nosotros!: hola@astrolab.mx o llama al (81) 2091 0692


Ana Fer es la encargada de mercadotecnia en Astrolab. Está convencida de que la combinación entre la curiosidad y la creatividad pueden llevarnos a lugares que jamás imaginamos. Puedes contactarla en anafer@astrolab.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El libro que tienes que leer para entender la cultura de tu empresa

por Andrés Oliveros

Todo lo que hacemos en Astrolab tiene el objetivo de ayudarle a personas y a equipos a mejorar cómo trabajan.

El problema es que hacer esto implica, casi siempre, cambiar comportamientos, hábitos y creencias. Y esto es difícil porque… bueno, por miles de razones biológicas y psicológicas: el ser humano es un ser muy complejo.

Crónica de un congreso sobre agilidad. ¿Qué aprendí?

por Analucía Richo

Unos meses después de entrar a la maestría, platicando en una comida con Lupita (ex directora del Máster en Desarrollo Organizacional, MDO, de la UDEM), me comentó que antes hacían un congreso cada año. Pero que por muchas razones se dejó de hacer.

Después de darle vueltas por un tiempo, en agosto de 2018 me acerqué con Patricia Nuñez, la actual directora de la maestría, y le conté que quería organizar un congreso por cinco razones.