Storytelling de Negocios

Cuando el éxito de una marca depende de una buena presentación (parte II)

Semana previa: ¿Cómo llegamos a María?

(continuación a este artículo)

La semana pasada recibimos una llamada de María, gerente de una marca de alimentos en una empresa líder en Monterrey. Nos buscó porque tenía en puerta una presentación de alto impacto y no quería desaprovechar la oportunidad: “Necesitaré su ayuda para aumentar el impacto de las acciones de mi equipo operativo, con la menor cantidad de recursos.”

Un día se armó de valor y le pidió una cita a Fernando, el director de la unidad de negocio donde operaba su marca. Fernando le planteó la siguiente oportunidad: ¿Cómo ves si te consigo un espacio en la convención mensual con directivos? Si funciona, lo replicamos con la operación.”

María aceptó. Ahora le tocaba diseñar una experiencia con la que pudiera mover e influenciar a muchos.

En el siguiente artículo te quiero contar cómo le ayudamos a María a subir (burbujear) y luego bajar (cascadear) sus ideas para que se convirtieran en una realidad.

Semana 1: Lo que era una presentación con líderes, se convirtió en una experiencia

Lo primero que nos pidió María fue ayuda para revisar su presentación. Tenía 129 slides con DEMASIADA información. Y todavía ni llegaba a la idea central.

Cuando pensamos en transmitir una idea nueva u original, en un ambiente de negocios, recurrimos como primer paso a un software para hacer presentaciones.

Sea Prezi, PowerPoint o Keynote, todos están diseñados para auxiliarnos en la ejecución, sin embargo ninguno es un programa para bocetar, mucho menos para concretar ideas. Por eso, muchos de nosotros terminamos con cientos de diapositivas para explicar un concepto que de entrada era sencillo. El resultado es juntas largas y poco efectivas.

–¿Cuáles son las tres ideas con las que quieres que se quede tu audiencia?

–Mmm…

–¿Te parece si empezamos de cero?

Dedicamos la primera semana a concretar las ideas de María, a través de diferentes herramientas y dinámicas basadas en la co-creación. La información ya estaba ahí. Nosotros sólo fuimos moderadores.

–Me dieron el último momento del día para mi presentación -nos comentó-. Me preocupa que los líderes estarán cansados y su atención dispersa. ¿Qué pasaría si les diseñamos una experiencia?

Entonces, la presentación pasó a segundo plano y María diseñó, junto con su equipo, un recorrido a través de módulos físicos que representaban de los ejes de la estrategia de la marca.

Como resultado, María logró quitarse la presión de una presentación larga con líderes y, más valioso, al hacer que su equipo explicara los pilares de la estrategia en los módulos, logró imprimir la estrategia en todos los moderadores.

Semana 2: Cómo hacer que la operación se apegue a la estrategia, sin eliminar la creatividad

Los directivos quedaron tan contentos, que le pidieron a María que replicara la experiencia con la operación en todas las zonas.

Pero no podría ser exactamente igual. La estructura y lenguaje con los líderes estaba en un nivel estratégico, que regularmente es sofisticado, y casi imposible de accionar.

María nos invitó a hacer un piloto para traducir la experiencia en una sesión con personas de la operación. Para ella era fundamental que este equipo no sintiera que la estrategia era impuesta sino que se fuera descubriendo a través del recorrido.

–Necesito que la gente se sienta ‘parte de’ pues lo que busco es que se apeguen a ciertos pilares pero que no se ‘cierren’ sino que se ‘abran’ y que me ayuden a aumentar el impacto de sus acciones apuntando a éstos objetivos.

Entendiendo la necesidad, diseñamos un CANVAS en conjunto con María y su equipo. Éste marcaba los ejes de la estrategia en una serie de rotafolios. Pero dejaba la parte táctica y adaptativa abierta para que cada equipo operativo del programa piloto diseñara su plan de acción. De esta forma respetamos el principio de autonomía, tan relevante en la motivación de una persona.

Durante la sesión, los equipos se entusiasmaron aportando nuevas ideas, compartiendo sus aprendizajes y casos de éxito. Al final, ellos mismos expusieron cómo bajar los ejes de la estrategia a la operación y María sólo les ayudó a jerarquizar cuáles acciones serían las más relevantes.

Ella misma se sorprendió con ideas probadas en la cancha y que seguro serían exitosas en otras zonas.

Como resultado, María logró alinear a los operativos a la estrategia mientras que les permitió inventar y abrirse a nuevas ideas que ya funcionaban. Por ejemplo, se diseñó un piloto para un programa de fidelidad muy realista.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Comentarios (1):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Lograré más colaboración en mi equipo con espacios abiertos?

Por Ana Fernanda Moctezuma y Óscar Ramírez

La respuesta es: “No necesariamente”.

Para alcanzar las necesidades y características de una nueva generación de ejecutivos, las organizaciones están transformando sus espacios. ¿Irán en el camino correcto?

Hace unas semanas, mi amigo Pedro cambió de trabajo. De una compañía gigantesca, se movió a una startup de tecnología en crecimiento.

El anuncio fue una gran sorpresa para todos. Pedro se sentía muy cómodo en su antiguo trabajo, el más importante desde que se graduó.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

‘Inception’ y los roles que tu equipo necesita

por Jorge Lavalle

Una de mis películas favoritas es Inception (traducida en México como El Origen), de mi también director favorito Christopher Nolan.

Si no la has visto, te recomiendo hacerlo ya porque en este artículo habrá spoilers.

El argumento del filme es: un empresario contrata a un grupo de expertos que se dedican a hacer “originaciones”. En pocas palabras, entran a los sueños de la gente para sembrarles la semilla de una idea, pero sin que se den cuenta.

¿Y qué tiene que ver esta película con nuestro tema del mes?

LinkedIn
Facebook
Follow by Email