#TrabajaExtraordinario

Directivos de empresas regias que sean reconocidos por su capacidad de inspirar a los demás con sus palabras: ¿a cuántos conoces?

Astrolab puso un stand en la feria PYME del año pasado. Le ofrecieron el lugar a Óscar y pensamos que era una buena oportunidad de conocer a personas interesantes y platicar con ellos sobre nuestro trabajo.

Una mañana vimos pasar al Director y al Presidente de Caintra paseando por uno de los pasillos de Cintermex. Óscar y yo nos hicimos los encontradizos y los abordamos. El Director de la Cámara se interesó mucho por el storytelling de negocios y una semana después estábamos sentados en su oficina. 

-Memo, ¿por qué te interesa esto del storytelling?

-Los cité porque quiero que me ayuden a contar buenas historias. Mi agenda está apretadísima y me he dado cuenta que necesito impactar de forma memorable a mis audiencias siempre que tenga la mínima oportunidad, el mínimo momento. Los gringos entendieron el valor del storytelling hace años y llevan usándolo desde hace algún tiempo. Quiero que ustedes me ayuden a que participaciones presenciales orales con mi gente tengan el impacto que quiero.

Me vi con él 5 veces. Durante la última sesión trabajamos en su mensaje para la reunión de kickoff con todo su equipo (mensaje que incluía una historia sobre cómo él y su equipo le ayudaron al director de una de las empresas industriales más grandes Monterrey a resolver un problema de vialidad con el municipio de Apodaca):

-Esto está bruto. Me encanta la idea de incorporar historias sobre cómo exceder las expectativas de los afiliados a Caintra.

Sin embargo, el caso de Guillermo es muy raro. Lo normal es que el directivo de empresa regia vea poco valor en invertirle a su comunicación oral porque no cree (o no quiere comprometerse a creer) que sus palabras y su ejemplo sean importantes para inspirar.

Preguntas para ti en caso de que trabajes para una organización mediana o grande:

  • ¿Conoces a tu director?
  • ¿Lo has visto hablar en público?
  • ¿Cuántas veces?
  • ¿Cómo han sido esos mensajes?
  • ¿Cómo le sentiste mientras hablaba?
  • ¿Fueron memorables?

Es raro ver a directivos de empresas grandes hablar en público, y cuando lo hacen, parece que se sienten obligados a usar un guión, una presentación de powerpoint y un tono demasiado formal

Por eso da gusto ver esfuerzos como el video que publicó Juan Carlos Zuazua, el CEO de VivaAerobus, en diciembre del 2014.

El video acompaña a lo que llaman ‘La Nueva VivaAerobus’, una serie de cambios en su estrategia de servicio al cliente.

¿Cómo es el video? Es de lo más ordinario posible, pero quizá ahí está clave. Desde el principio vemos a Juan Carlos -director general de la empresa- anunciando que han decidido hacer cambios en su flotilla de aviones, en sus opciones de vuelo y en su forma de atender al cliente. Además de verlo a él vemos una serie de dibujos que acompañan algunos de sus gestos y palabras.

La página youtube de VivaAerobus tiene casi 500 videos en sus 6 años de existencia, pero el video de Juan Carlos Zuazua -sencillo, simple y amigable- es su tercer video más popular. Esto llama la atención si tenemos en cuenta que casi un tercio de todos sus videos son narrados por una tipa enseñando pierna.

¿Por qué tuvo tantos views? Puede ser que el contenido de lo que anuncia sea de interés para todos, pero no es la primera vez que anuncian promociones o decisiones como éstas. Lo que parece es que a la gente le gustó la sencillez, la amabilidad y el valor de ver al CEO hablando a gusto, como si fuera una conversación.

Atreverse a hacer cosas así -creer en mensajes así- es un primer paso para convertirte en un líder que inspire oralmente a los demás. El video pudo haber sido mucho mejor si hubiera platicado sobre momentos o experiencias concretas que ayuden a ver porqué tomaron las decisiones que tomaron o que contara historias sobre cómo se están beneficiando algunos clientes de estos cambios (por ejemplo, lo que hicieron los de Southwest Airlines en este video es increíble. En concreto, te recomiendo ver del 0:58 al 3:00), pero este tipo de esfuerzos es mejor que nada.

Un siguiente paso sería enfocarte más en los mensajes orales que en videos. Un obstáculo de esto podría ser tu tiempo: ¿a qué tantas personas le puedes llegar de forma oral? La respuesta es: a muchísimas. Si tus mensajes resuenan y son memorables -si cuenta buenas historias- hay una gran posibilidad de que se difundan hacia muchos lugares de la organización.

Otra forma de asegurar esta difusión es que tú y tu equipo comuniquen hacia abajo -y hacia los lados- con una misma visión y una misma estrategia. Si un director y todos sus reportes tienen los mismos objetivos de comunicación y cuentan las mismas historias el efecto será multiplicador y será mucho más fácil que la comunicación llegue e inspire a toda la organización o a toda el área.

Por ejemplo, este último mes he estado yendo al DF para ayudarle al equipo directivo de RH (director ejecutivo y 10 reportes) de una empresa de consumo a construir una Historia Estratégica sobre su departamento. Lo interesante es que hemos encontrado historias que ejemplifican la visión y estrategia que todos comparten, y todo el equipo está adquiriendo el hábito de contarlas de forma informal en todos los foros disponibles.

En este blog hemos hablado de Rogelio Zambrano (Presidente del Consejo de Administración de Cemex), Salvador Alva (Presidente de ITESM) y el Ingeniero Alejandro Rodríguez (Presidente de los Tigres) como buenos ejemplos de oradores de negocios.

¿A quién más nominarías como directivo que mueve e inspira con su comunicación oral?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Porqué te conviene usar Design Sprints para mejorar procesos internos

Por Gerardo Cañamar y Andrés Oliveros

All around us today, business models are being radically transformed by digitization. -Jim Miller, exIBM, exIntel, exAmazon, exCisco, exGoogle

«Nos fuimos un equipo y volvimos otro»

Por Gerardo Cañamar

El pedido: trabajar en cómo hacer equipo

En las oficinas de Astrolab tenemos una pequeña salita privada. Hace unos meses, Andrés y yo nos encerramos ahí para hablar sobre un proyecto.