Storytelling de Negocios

El propósito como eje conductor de la empresa: caso Bolsa Rosa

por Analucía Richo

Joey Reiman, autor de The Story of Purpose, empieza su Tedx Talk con una frase de Mark Twain: “Los dos días más importantes en la vida de un hombre son el día en que nace y el día en que descubre para qué”.  

El propósito es lo que le da significado a lo que hacemos, la razón por la que nos levantamos de la cama los días que nos sentimos más cansados.

Es lo que nos hace perseguir una meta, un proyecto o una idea y nos inspira lo suficiente para ser capaces de movernos a la acción.

Llevando este concepto a las organizaciones, el propósito es lo que hace que los emprendedores, empresarios y colaboradores tengan una meta clara, además de que nos mantiene firmes aún y cuando las cosas se ponen difíciles.

Es lo que responde a la pregunta: ¿por qué lo hacemos?

Propósito y éxito

Astrolab se ha dado cuenta que, aunque hay organizaciones muy exitosas, algunas no tiene propósito. Por lo general están llenas de gente que trabaja por necesidad; sólo unos cuantos realizan una labor verdaderamente excepcional.

Por otro lado, hay otras que, aparte de ser muy exitosas, son lugares donde la gente disfruta trabajar y además les son muy fieles. Estas empresas son las que sí tienen un propósito muy claro y además lo comunican continuamente.

Para poder explicar este fenómeno, me puse a buscar una empresa que, a través de su propósito y, claro, del trabajo de mucha gente, haya logrado ser exitosa. En esta búsqueda encontré a Bolsa Rosa (BR).

Bolsa Rosa es una bolsa de trabajo para mujeres, en especial para mamás profesionistas. Nace por la necesidad de encontrar un balance entre la vida profesional y personal.

Impulsa el desarrollo profesional de las mujeres a través de esquemas de trabajo flexibles que ayuden encontrar este balance vital.

Su fundadora, Ana Lucía Cepeda, traduce todo esto a un propósito: “Cambiar vidas” de las mujeres y sus familias a través de un empleo y desarrollo profesional.

Ana Lucía Cepeda, fundadora de Bolsa Rosa, tiene claro su propósito de “Cambiar vidas”, dándole oportunidades a las mujeres de ser madres y profesionistas a la vez.

‘Cambiando vidas’

Con mucha curiosidad programé una entrevista con Anilú para entender cómo por medio de este propósito logran ser una empresa social exitosa y con muchas colaboradoras con un alto nivel de compromiso.

AR: Cuéntame, ¿cómo encontraste la motivación de fundar BR?

ALC: Desde que yo tengo memoria mi mamá trabajaba, y vi como lo que ella hacía tenía impacto en mi casa y también en su vida personal.

Durante mi carrera, decidí como muchos hacer prácticas profesionales, y algo que me impactó bastante fue que escuchaba a mujeres embarazadas decir: “Nada más que tenga a mi bebé, me tomo los meses y adiós”, “cuando me alivie yo me salgo” y “cuando se acerque la fecha renuncio”.

Lo único que podía pasar por mi cabeza era: ¿cómo la empresa te va a dejar ir tan fácilmente?, ¿por qué no tienen opciones para que mujeres tan valiosas para la compañía se queden y que además tengan familia?

¡Me di cuenta de que lo que mi mamá hacía no era una realidad para la mayoría de las mujeres, sino que era una excepción y yo quería ser como ella!

Yo quería poder tener una familia y seguir desarrollándome profesionalmente.

AR: ¿Cómo tu motivación se convirtió en el propósito de BR?

ALC: Toda mi vida me hizo mucha ilusión poder emprender mi propio negocio. Conforme fue pasando el tiempo me di cuenta que quería que fuera un emprendimiento social. Quería hacer negocio, pero ayudar de alguna manera.

Nunca deje de pensar en que yo quería al mismo tiempo ser mamá y poder seguir trabajando, por lo que pensaba: tiene que haber más mujeres con esta necesidad.

Durante el 2011, aún estando en mi trabajo regular, decidí empezar una maestría de innovación en el CEDIM. Aproveché mis clases para hacer investigación y benchmarking con empresas que se dedicaran a resolver este problema en otros países.

Establecí mi propuesta de valor y cómo sería el negocio. Para finales del 2012 empecé a intentar venderlo a empresas, pero a nivel más local, con gente que conocía y demás.

Ahí me di cuenta de que sí iba a funcionar, me emocionaba mucho pensar en poder apoyar a las mujeres y que las empresas pudieran aprovechar todo el talento que tienen.

AR: ¿Crees que el propósito te ha ayudado a crecer?

ALC: Todas las colaboradoras conocen el propósito de “Cambiar vidas”, pero no sólo de las mujeres que vinculamos, sino también de sus familias y de las personas que tocan en las empresas.

Además, algo de lo que estoy muy orgullosa es que no sólo tenemos claro el propósito, sino que también lo vivimos en BR: todas tenemos trabajos flexibles, home office y vivimos una cultura de confianza y de enfoque a resultados.

Todo esto ayuda a que hagan el propósito suyo y verdaderamente crean en él, a que se sientan motivadas y sean más productivas.

AR: ¿Cómo comunicas internamente el propósito?

ALC: No todas las veces que nos juntamos cuento la historia de cómo empezó BR y cuál fue la motivación, pero sí cada dos o tres meses se los recuerdo y a las nuevas colaboradoras también se les comunica.

Todas saben que la misión es impulsar el desarrollo profesional de las mujeres y el crecimiento de empresas, creando organizaciones competitivas y familiarmente responsables. Todo esto mientras cambiamos vidas.

AR: Finalmente dime, ¿cómo lo comunicas hacia afuera?

Comunicamos mucho cómo empezó, eso motiva mucho a empresas a sumarse al proyecto y a mujeres de familia a retomar su vida profesional.

Nos ayudó mucho que en un inicio aquí en México era una necesidad que nadie atendía y llegamos en un excelente momento con todo el movimiento de empoderar a las mujeres.

Algo que nos pasa seguido es que nos confunden como un servicio social, y no es así: somos profesionales, es un negocio social.


Al terminar la entrevista reflexioné un poco y, desde mi punto de vista, creo que BR es un muy buen ejemplo de una empresa con propósito, pues además de contar con uno claro y comunicarlo continuamente son muy congruentes.

Es decir, llevan a la practica lo que dicen y esto es lo que realmente las ha llevado a ser una empresa con colaboradoras altamente motivadas y comprometidas.

En BR cada una de las colaboradoras trabaja día con día para cambiar la vida de mujeres para que éstas puedan desarrollarse profesionalmente sin descuidar a sus familias.

Me gustaría agregar que un propósito no es algo que se logra establecer de un día a otro, implica introspección y tiempo.

Algo que Anilú recomienda es que escribas tu propósito de vida para tener un rumbo y no solamente te lleven de un lado a otro. Que no aceptes un trabajo sólo por el sueldo o por el nombre de la empresa, sino que realmente te guste y que sea afín a tu propósito.  

Escribe y ten claro tu propósito de vida, así trabajarás con significado.

¡Me quiero suscribir al blog de Astrolab!

Anota tu correo aquí:

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Comentarios (1):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo hacer diagnósticos innovadores: el caso de IKEA

por Óscar Ramírez

IKEA, que llega a México en 2019, es reconocida por ser el minorista de muebles más grande del mundo.

Su visión de crear una vida mejor en el hogar para el mayor número de personas posible” es lo que la ha hecho única.

De hecho, no se ve a sí misma como un minorista. Quiere ayudar a construir un futuro sostenible al transformar la manera en que las personas viven, comen, duermen y sueñan a través de productos de calidad y a buen precio. 

La creencia detrás de todo esto es que crear una vida mejor, comienza con una vida mejor en el hogar.

Para lograr su propósito, entre el 2016 y 2017 IKEA buscaba comprender las necesidades y los sueños de la gente con respecto al hogar.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Cómo apoyarte en las ciencias humanas al hacer un diagnóstico

por Ana Fernanda Moctezuma

Como menciona Andrés en el Artículo Destacado, identificar de manera oportuna lo que ocurre dentro de una organización ayudará a mejorar el desempeño de las personas que conforman sus equipos de trabajo.

Y para identificar y tratar problemas del comportamiento humano, lo más lógico sería recurrir a las ciencias humanas. Pero en el mundo de los negocios, esto no parece ser así de sencillo:

Mucha gente de negocios asocia las ciencias humanas -antropología, sociología, ciencias políticas, y filosofía- con la academia, y por buenas razones. El trabajo de los académicos en estas disciplinas es muy difícil de entender, y los hallazgos que ofrecen por lo general no parecen tener relevancia práctica para los negocios.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email