Storytelling de Negocios

El reconocimiento y la disciplina: dos caras de una misma moneda.

El comienzo

Cuando yo estaba en secundaria, solía visitar a mis abuelos en la Ciudad de México durante los veranos. Estaba con ellos durante un mes completo. En el primer verano, coincidió que mi abuelo estaba construyendo una casa de campo, a 50 minutos de la ciudad. Ingenuamente, siendo mi primer verano con ellos, pensé que me la pasaría jugando con mis primos, comiendo todo lo que cocinaba mi abuela y viendo televisión. Qué equivocado estaba. Me levantaba todos los días, 15 minutos antes de las 6, para acompañar a mi abuelo a su casa de campo en construcción.

La primer mañana del verano, fue brutal: Yo estaba dormido, hacía un poco de frío, y no me quería despertar. Mi abuelo, con toda la experiencia de haber criado 11 hijos, sabía que a un niño de 12 años no se le pregunta si quiere ir o no: me aventó media cubeta de agua.

Sus palabras fueron:

-Ya está el desayuno servido (una taza de cereal y un café). A partir de ese momento, sabía que no podía refunfuñar ninguno de los días en que yo me despertara.

La rutina diaria

Los días pasaron, y mis actividades siempre fueron las mismas: cortar varilla para que el maestro albañil pudiera crear los cimientos de la casa. Limpiar el piso para que se hiciera la mezcla de cemento. Palear grava en una criba para su uso en la mezcla de cemento. Todas eran actividades manuales y de cierta exigencia física. Recuerdo que mi abuelo me dijo al inicio del verano:

-Menos mal que estas estudiando, porque de trabajador, te morirías de hambre.

Siempre quise a mi abuelo, profundamente, pero escuchar esas palabras me daban ganas de dejar todo tirado e irme. Me aguanté.

Se acercaba el final del verano, y sentía algo de melancolía. Tendría que esperar hasta Navidad para regresar a casa de mis abuelos, y de alguna manera le había tomado cariño a la rutina de la casa de campo en construcción. Todas la actividades que me tomaban horas en realizar, con el tiempo se convirtieron en minutos. Había adquirido experiencia, y pude entender la relevancia del trabajo bien hecho. Aún sentía en mi cabeza las palabras duras pero ciertas de mi abuelo:

-Menos mal que estás estudiando…

El “cambio” a la rutina

El último día del verano, previo a mi viaje de regreso a casa, mi abuelo me despertó con la misma rutina. Me sirvió una taza de cereal y un café. Manejamos 50 minutos hasta la casa de campo. Le pagamos al maestro albañil por el día trabajado.

De regreso a casa de mis abuelos, hizo un cambio de ruta. Nos fuimos a un restaurant de comida mexicana, sencillo pero lleno totalmente y me dijo:

-Pide lo que quieras.

Cabe señalar, que en ese entonces comía como un troglodita. Pedí un pozole gigante, un refresco de manzana, y dos tacos gigantes. Al terminar de comer, mi abuelo me dijo:

-Espero que sigas siendo el gran estudiante que hasta ahora eres y que valores todo lo que tienes. Me da gusto que hayas aprendido algo en este tiempo. Me sorprendió cómo mejoraste y quiero que sigas aprendiendo más. Te espero el próximo verano, igual y te enseño cómo usar el aspersor para pintar un carro.

Lecciones

Conforme ha pasado el tiempo, me doy cuenta de grandes lecciones: por un lado, crear la disciplina del trabajo, la importancia de aprender desde cero, etcétera. Pero algo que recientemente descubrí es la relevancia que tiene el reconocimiento. Es tan poderoso, que reafirma la percepción que tenemos sobre nosotros mismos, lo cual nos motiva a seguir aprendiendo y elimina barreras como el miedo y el temor de lo desconocido.

Disciplina sin reconocimiento crea robots o personas frías. Reconocimiento sin disciplina crea bajas expectativas y bajos niveles de desempeño. Sólo cuando ha existido disciplina y reconocimiento, es cuando obtenemos lo mejor: personas capaces y motivadas que dan resultados concretos y con la capacidad para seguir desarrollándose.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo hacer diagnósticos innovadores: el caso de IKEA

por Óscar Ramírez

IKEA, que llega a México en 2019, es reconocida por ser el minorista de muebles más grande del mundo.

Su visión de crear una vida mejor en el hogar para el mayor número de personas posible” es lo que la ha hecho única.

De hecho, no se ve a sí misma como un minorista. Quiere ayudar a construir un futuro sostenible al transformar la manera en que las personas viven, comen, duermen y sueñan a través de productos de calidad y a buen precio. 

La creencia detrás de todo esto es que crear una vida mejor, comienza con una vida mejor en el hogar.

Para lograr su propósito, entre el 2016 y 2017 IKEA buscaba comprender las necesidades y los sueños de la gente con respecto al hogar.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Cómo apoyarte en las ciencias humanas al hacer un diagnóstico

por Ana Fernanda Moctezuma

Como menciona Andrés en el Artículo Destacado, identificar de manera oportuna lo que ocurre dentro de una organización ayudará a mejorar el desempeño de las personas que conforman sus equipos de trabajo.

Y para identificar y tratar problemas del comportamiento humano, lo más lógico sería recurrir a las ciencias humanas. Pero en el mundo de los negocios, esto no parece ser así de sencillo:

Mucha gente de negocios asocia las ciencias humanas -antropología, sociología, ciencias políticas, y filosofía- con la academia, y por buenas razones. El trabajo de los académicos en estas disciplinas es muy difícil de entender, y los hallazgos que ofrecen por lo general no parecen tener relevancia práctica para los negocios.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email