Storytelling de Negocios

La ‘misión’ y la ‘visión’ ya no sirven: define tu propósito

por Andrés Oliveros

Durante abril, todas las entradas de este blog trataron sobre el propósito en las organizaciones. A mí me tocó abrir y cerrar este ciclo.

En el primer texto hablé sobre cómo llegamos a definir el propósito de Astrolab, cómo lo hemos ajustado y qué tácticas usamos para tomárnoslo en serio. 

Hoy publico el último artículo del mes con un objetivo en mente: insistir en que los conceptos de Misión y Visión ya caducaron. 

Pasaron de moda.

Se murieron. 

Son obsoletos. 

Huelen a viejo.

Están oxidados.

Se quedaron atrás.

Sirven de poco.

Son irrelevantes.

¿Por qué?

Porque todos suenan igual y porque aportan CERO claridad y valor como diferenciadores. 

De la misión al propósito

Un profesor de la escuela de negocios de Harvard dice que

“Palabras como teamwork, innovación, integridad, liderazgo y diversidad aparecen muy seguido en los enunciados de misión y visión. Aunque son bien intencionados, estos enunciados comunican muy poco sobre lo que hace única a una organización, y reflejan aún menos su realidad. Estudios han demostrado que textos como éstos no se correlacionan con un mejor desempeño: más bien son cheap talk“. 

Hace poco, un amigo me contó lo siguiente:

“El lunes me avisaron que el viernes mi equipo iba a tener una clase sobre planeación estratégica. Yo he tenido muy malas experiencias con expositores de este tema: habitualmente se trata de oradores que traen su presentación de PowerPoint de los noventas y hablan sobre visión, misión y valores.

“Me propuse investigar un poco sobre el temario y sobre el expositor, pero la operación me comió y al final no hice nada.

“El viernes llegamos y sucedió lo que me temía: la clase fue sobre misión, visión y valores. ¿Qué aprendimos? Nada”. 

Si eres lector frecuente del Harvard Business Review, te habrás dado cuenta que las referencias a misión, visión y valores son menos frecuentes.

Y que cada vez -el parteaguas es sin duda la TEDx de Simon Sinek del 2009- hay más bibliografía sobre el concepto que los está sustituyendo: el propósito. 

O más bien, “el concepto que los va a sustituir“: las recepciones y las páginas web de la mayoría de las empresas grandes de Monterrey siguen tapizadas con sus Misiones, Visiones y Valores, pero dos pasos adentro casi nadie los usa en su día a día. 

Monterrey rezagado

El amigo que me contó la anécdota sobre el expositor de planeación estratégica ha trabajado en dos de las diez empresas más grandes de nuestra ciudad.

Cuando platiqué con él me dijo que ninguna de esas dos organizaciones tiene un propósito que se comunique de manera constante.

Tienen un eslogan, pero éste aparece muy poco en los touchpoints que tiene la marca con el colaborador, y menos en las experiencias del día a día: 

-No me hablaron sobre el propósito ni en el onboarding, ni en la junta anual, ni en la bienvenida que me dio mi líder -me contó-. Si acaso lo ponen en pósters, pero pocos se lo toman en serio. 

Hace un mes pregunté en LinkedIn si alguien conocía empresas locales que tuvieran un propósito y que se lo tomaran en serio. La publicación tuvo muy pocas interacciones:

Sigo en búsqueda de una empresa regia de nivel grande o trasnacional que se tome MUY en serio el concepto del propósito. Una organización que haga los esfuerzos necesarios para cambiar los procesos de negocio y de operación que vayan en su contra.

Por otro lado, cada vez me encuentro con más PyMEs que entienden su relevancia y que se desviven por llevarlo a la práctica.

Hacia una nueva cultura

Entiendo porqué vamos tan lento: un post de Mark Zuckerberg de hace un año deja ver lo difícil que resulta tener, comunicar e implementar un propósito a nivel de una empresa internacional. Nuestro artículo de principios de mes tiene el mismo tono. 

Por otro lado, los resultados positivos de sí tener y comunicar un propósito son grandes:

“Cuando se hace bien, el propósito de una organización va más allá de las palabras. El propósito puede ser un motivador para tus empleados, una forma de diferenciarte y un activo estratégico. Pero sólo cuando es auténtico”.

¿Cómo le hacemos para dejar de hablar de misión y visión, y más bien hablar sobre el propósito? Necesitamos convencer a los fundadores, o en todo caso directivos de las grandes empresas. 

No suena fácil, pero piensa en el impacto que podrían tener esas empresas si se lo tomaran en serio.

O velo así: piensa en el impacto que podrías tener tú en tu comunidad si logras convencer a estos directivos de seguir este camino.

Te puede servir esta frase de Nancy Duarte, de su libro Illuminate:

“El sueño de un futuro nuevo se transforma en fuego en mi vientre, y yo llevo hacia adelante esa idea como una antorcha, iluminando el camino para que otros prosperen”.

¿Te animas a llevar ese fuego hacia tu organización?

¡Me quiero suscribir al blog de Astrolab!

Anota tu correo aquí:

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Comentarios (7):

    • ANDRES OLIVEROS

      7 de junio de 2018 at 9:10 AM

      ¡Gracias por tu comentario Rodolfo! Investigaré el caso de Qualitypost.

      Responder
  1. Cristiano Henrique

    27 de abril de 2018 at 12:20 PM

    Que rico texto Andrés, creo que hablamos de las mismas cosas pero que con abordajes un tanto diferentes. Mi gustó mucho. Estoy planificando una charla a cerca dese tema de como la Visión, Misión y Valores estan lejos de las personas y que el propósito es todo para una organización. Saludos desde Brasil.

    Responder
  2. Efrén Ordóñez Jones

    27 de abril de 2018 at 5:03 PM

    En la publicación en donde atacan a la Misión, Visión y Valores…nunca mencionan que es opara ustedes un Proposito….¿Que es para ustedes el propósito de una empresa?

    Responder
  3. Ricardo Rubio

    1 de mayo de 2018 at 8:08 AM

    El propósito es un sinónimo de “Misión”.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo hacer diagnósticos innovadores: el caso de IKEA

por Óscar Ramírez

IKEA, que llega a México en 2019, es reconocida por ser el minorista de muebles más grande del mundo.

Su visión de crear una vida mejor en el hogar para el mayor número de personas posible” es lo que la ha hecho única.

De hecho, no se ve a sí misma como un minorista. Quiere ayudar a construir un futuro sostenible al transformar la manera en que las personas viven, comen, duermen y sueñan a través de productos de calidad y a buen precio. 

La creencia detrás de todo esto es que crear una vida mejor, comienza con una vida mejor en el hogar.

Para lograr su propósito, entre el 2016 y 2017 IKEA buscaba comprender las necesidades y los sueños de la gente con respecto al hogar.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Cómo apoyarte en las ciencias humanas al hacer un diagnóstico

por Ana Fernanda Moctezuma

Como menciona Andrés en el Artículo Destacado, identificar de manera oportuna lo que ocurre dentro de una organización ayudará a mejorar el desempeño de las personas que conforman sus equipos de trabajo.

Y para identificar y tratar problemas del comportamiento humano, lo más lógico sería recurrir a las ciencias humanas. Pero en el mundo de los negocios, esto no parece ser así de sencillo:

Mucha gente de negocios asocia las ciencias humanas -antropología, sociología, ciencias políticas, y filosofía- con la academia, y por buenas razones. El trabajo de los académicos en estas disciplinas es muy difícil de entender, y los hallazgos que ofrecen por lo general no parecen tener relevancia práctica para los negocios.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email