Storytelling de Negocios

Mis 3 consejos para ir más allá de la productividad en tu trabajo

por Analucía Richo

Andrés decía que muchas veces creemos que por trabajar más o lograr más cosas en el mismo tiempo, creemos que estamos trabajando mejor.

Pero trabajar mejor, para mí, es hacerlo de forma inteligente, estratégica y divertida. El chiste es disfrutar tu trabajo, a la vez que haces más de lo que agrega más valor. Ése es el verdadero secreto.  

Lo que me gustaría hacer en este artículo es compartir algunos ejemplos de mi vida personal que me han llevado a trabajar mejor.

Primero lo primero y luego lo que nos gusta (o lo más estratégico)

Desde pequeña me educaron para hacer rendir el tiempo y aprovecharlo al máximo.

Fui una niña muy afortunada, porque de los 0 a los 19 años viví en una colonia cerrada. Por ello casi todas las tardes las pasaba afuera jugando con los vecinos.

Sabiendo que tenía la opción de salir a jugar, me costaba mucho concentrarme para hacer mi tarea; de verdad sufría al escuchar a todos divertirse. Me tardaba más en quejarme que en hacerla ya que me concentraba.

Mi mamá siempre me decía: “Hay que hacer lo que tenemos que hacer para después hacer lo que queremos hacer”. Ésta es una frase que se ha quedado conmigo hasta hoy.

En lo personal, disfruto muchísimo mi trabajo como consultora en Astrolab, pero como en todos lados hay ciertas cosas que no me gustan, pero se tienen que hacer.

Una vez me tocó ser líder de un proyecto en el que el objetivo era cambiar la cultura organizacional existente a una más apegada a los valores de la empresa.  

En ese caso, uno de los hitos era crear algunas historias para que el personal de planta se identificara con comportamientos deseados o se diera cuenta de las consecuencias de no hacer las cosas bien en su trabajo.  

Para esto se tuvo que transcribir mucho audio y corregir textos. Fue un verdadero dolor de cabeza, pero se tenía que hacer, para después hacer otras actividades más estratégicas y que además disfruto, como seleccionar embajadores o hacer Sprints para probar hipótesis de cambio.

Trabaja diferente y haz iteraciones

Siempre me he considerado una persona inteligente y capaz. Cuando en tercer semestre de carrera tome la clase de “Balance de Materia”, parecía que el Tec estaba haciendo todo lo posible para que cambiara esta idea.

En el primer parcial me saqué 37. ¡Nunca lo voy a olvidar!

Estaba muy asustada, no sabía qué hacer, pensé en dar de baja la materia. Estaba acostumbrada a estudiar de una manera y siempre me había funcionado.

Para el segundo parcial estudié más horas, estuve en biblioteca todo el fin de semana y, para mi sorpresa, a pesar de todo el trabajo, cuando regresaron el examen había un 53 a lado de mi nombre.

No lo podría entender. Había muy poca probabilidad de salvar la materia. Pero no me iba a dar por vencida.

Estaba convencida de que estudiar más horas no iba a resolver nada. Entonces decidí hacer algo diferente: no estudié más horas, pero sí con más tiempo.

Me enfoqué en estudiar mis errores, entender qué estaba haciendo mal. Para esto pedí apoyo de compañeros y de mi maestra. Además estudié los temas nuevos de la misma manera.

Llegó el tercer parcial y me comían los nervios tenia que sacar al menos 90. Se me hizo muy difícil, sabía que no había sacado lo que necesitaba, pero logré algo por ahí de los 80.

Fue un gran logro, al menos me dio aire y esperanza. Para el examen final intenté algunas otras cosas y al final pasé con 72, que se sintió como un 100.

En las empresas, y más en México, tenemos una cultura en la que pensamos que el que se va al último es el más trabajador. Pero no veo cómo eso sea acertado, en mi caso no por irme a las 3:00 am de la biblioteca logré un buen resultado.

Hace casi un año estuve en un proyecto con una firma de bienes raíces y construcción. En una plática informal, una de las chavas del equipo me comentó que se estaba quedando hasta muy tarde en la oficina, que tenía un portafolio muy grande.

Aunque no era parte del proyecto, decidí dedicarle unos minutos y le explique algunas cosas sobre iteraciones e intentar cosas nuevas. Me prometió que lo intentaría.

Unos meses después, justo antes de acabar el proyecto me volvió a comentar que había estado intentado cosas diferentes, que había priorizado sus tareas y que encontró maneras de automatizar algunas cosas.

Y aunque no estaba saliendo a las 6:00 pm, ya no se estaba quedando tanto tiempo extra como antes. La vi motivada y me sentí muy feliz por ella.

El ‘no’ ya lo tienes, ¡inténtalo!

Toda mi vida he jugado basket, es una de las actividades que más disfruto y además he sido bendecida con el talento y altura para jugar.

Hace algunos años, cuando iba a entrar a la Prepa Tec, dudé mucho de ir a los try-outs para el equipo representativo.

Les platique a mis papás y ellos me dijeron que hiciera lo que yo quisiera, pero que el “no” ya lo tenía, que no perdía nada con intentar.

Primero no lo entendí, pero era verdad. Si no lo intentaba, no tenía oportunidad de conseguir un “sí” o un lugar en el equipo.

Así que me preparé e hice mi mayor esfuerzo, y al final entre al equipo.

Dos años después, fuimos campeonas de Conadeip (un torneo nacional muy importante). Además, las otras jugadoras se convirtieron en mis mejores amigas.

Uno de los siete principios de Great at Work de Morten Hansen es forceful champions. Lo que hacen estas personas es usar su tenacidad y valor para vender ideas, al evocar emociones con historias de impacto.

Además, se toman el tiempo para entender a los detractores y diseñan estrategias para superar las adversidades y lograr sus objetivos.

Morten Hansen explica en su libro “Great at Work” el concepto de “forceful champions”. Foto tomada de gretchenrubin.com

En el trabajo es igual. A veces por miedo al rechazo o inseguridad nos da pena hacer un pitch de un proyecto o iniciar con un cambio.

Pero estoy segura de que si hacemos una buena investigación y preparamos algunas buenas historias, se pueden mover montañas.


Así como estos ejemplos, hay muchas cosas que puedes hacer para que tu trabajo sea más fácil, eficiente y centrado en actividades que disfrutes y agreguen valor. ¡Te reto a trabajar menos horas y lograr más!

¡Me quiero suscribir al blog de Astrolab!

Anota tu correo aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres transformar la cultura de tu equipo de trabajo? [VIDEO]

por Andrés Oliveros

¿Cómo es la cultura de tu equipo de trabajo o de la empresa donde laboras?

¿Dirías que saca lo mejor de la gente? ¿Es una que empodera, que está basada en la confianza, en el crecimiento y en la autonomía? ¿Una cultura ágil?

Si alguna de tus respuestas es no, te quiero sugerir escuchar, ver o vivir una charla que creamos hace unos meses.

7 historias que sí funcionan y puedes usar para inspirar

por Jorge Lavalle

Desde hace algunos años se ha vuelto lugar común el concepto de storytelling oral: tenemos que contar historias para ser mejores líderes, para vender una idea, para integrar a nuestros equipos.

El problema es que a veces no sabemos qué tipo de historia contar. Por fortuna, existen fórmulas infalibles que han sido probadas a lo largo de distintas culturas y épocas.

¿Quieres conectar con los demás e inspirarlos a la acción? Sigue leyendo.