#TrabajaExtraordinario

¡Sí es posible amar lo que haces!

por Óscar Ramírez

Durante cinco años, di una clase en una de las universidades de mayor prestigio del país.

Algo que me apasionaba de ser profesor en los últimos semestres de carrera es que gran parte de los estudiantes ya habían tenido experiencias profesionales.

Un factor en común era que ellos esperaban trabajar con gran ilusión y expectativa: “Estoy convencido de la profesión que elegí y sé que tengo algo que aportar al mundo. Amo el trabajo”.

Lo triste es que, en general, ese ideal les duraba muy poco.

Así como recibía correos emocionantes de la primera etapa de su aventura laboral, también recibía llamadas después de unos meses de frustración: se enfrentaban con jefes sin empatía, normas a veces contradictorias, y una cultura que les da demasiada prioridad a procesos que ya no son vigentes.

¿Será un sueño imposible?

El mundo alrededor del trabajo ha cambiado de forma acelerada. De diez años hacia acá la tecnología y la interconectividad han logrado que cambiemos cómo nos relacionamos. Y aún así, hemos hecho muy poco para cambiar la forma en que trabajamos y nos organizamos.

Muchos aman su trabajo y entran a la vida laboral con la misión de cambiar el mundo, pero se enfrentan a “jefes enfocados en el control; a organizaciones que hacen menos al colaborador; reglas de trabajo que limitan la creatividad; a indicadores que frenan la colaboración y el pensamiento fuera de la caja”.

El mundo corporativo se convierte en un dementor que nos quita el espíritu. Amamos el trabajo, pero odiamos donde trabajamos.

Si te sientes así, en Astrolab creemos que es tiempo de hacer las cosas diferentes. Creemos que es tiempo de cambiar. No necesariamente de ciudad o de trabajo, pero sí de mentalidad.

Creemos que estás llamado para algo más.

Cambia tus ideas

El trabajo es algo inherente a tu condición de ser humano. No puedes escapar de éste, pero en realidad lo deberías ver como algo que te desarrolla, te hace independiente y te motiva.

Hace poco leí un artículo de Harvard Business Review. La gran idea que plantea es: si tratas a tu fin de semana como vacaciones, así sin más y de forma aleatoria, es muy probable que el lunes siguiente regreses más descansado y feliz.

Profundizo un poco más: según cuenta el artículo, Cassie Holmes y su equipo realizaron un experimento con un grupo de 400 personas que trabajaban. Todos eran lo que aquí llamaríamos godínez.

Un viernes seleccionaron al azar a la mitad de los participantes y les dieron una instrucción sencilla: “Trata este fin de semana como si fueran vacaciones”.

La otra mitad recibió instrucciones de tratar el fin de semana como uno regular.

Eso fue todo. La interpretación de las instrucciones quedaba en manos de cada quién. Todos fueron dejados para hacer lo que quisieran durante esos dos días siguientes.

Cuando los participantes volvieron el lunes, se les realizó una encuesta para medir su felicidad (emociones positivas, negativas y satisfacción general).

Los resultados mostraron que aquellos que trataron su fin de semana como vacaciones fueron, por mucho, más felices que aquellos que lo trataron como un fin de semana regular.

Es decir, sin tomarse un tiempo libre extra en el trabajo y sin tener que gastar dinero adicional, el simple empujón para tratar los días de descanso como vacaciones incrementó su felicidad cuando regresaron.

Tratar a los fines de semana como vacaciones contribuyó a un mayor bienestar en el trabajo. ¿Podríamos hacer algo similar con el día a día laboral?

¿Y si hacemos el mismo experimento con el trabajo?

Imagina que llegas el lunes y Cassie te dice: “Trata esta semana de trabajo como si amaras lo que haces”. “Trata de revivir esa pasión y esa ingenuidad sana con la que iniciaste tu vida laboral”. ¿Cómo crees que llegues al viernes?

Si tu respuesta es “más frustrado”, quizá sí es tiempo de que reflexiones sobre tu permanencia en la empresa en la que estás. Si tu respuesta es “más feliz, más satisfecho o más pleno”, es tiempo de que pruebes cambiar tu mindset.

El trabajo puede ser diferente. Las organizaciones pueden valorar tu talento, respetar tu opinión y dar crédito a tus logros, además de respetar la vida que tienes fuera.

Tus colegas y equipos pueden resolver las cosas de manera ágil, para cumplir un propósito y dejar una huella positiva en todos los niveles: personal, organizacional y social.

Si cambias tu forma de pensar y diriges a tu tribu, el impacto puede ser enorme.

#TrabajaExtraordinario no significa más horas. Significa trabajar mejor. Y por mejor queremos decir ser más empático, más colaborativo, más innovador. Significa que te importe.

Cuéntanos qué estás haciendo para hacer trabajo extraordinario.


Si te importa y no sabes cómo, Aula i es la división de capacitación de Astrolab que está enfocada en prepararte con las competencias que requieres para llegar allá. Si deseas que un asesor nuestro te busque, mándanos un mail a hola@astrolab.mx o llama al (81) 2091 0692


Óscar es cofundador y dirige el área comercial de Astrolab. Él cree que el futuro del trabajo es emocionante y exige reaprender a planear, colaborar y liderar a otros.

El libro que tienes que leer para entender la cultura de tu empresa

por Andrés Oliveros

Todo lo que hacemos en Astrolab tiene el objetivo de ayudarle a personas y a equipos a mejorar cómo trabajan.

El problema es que hacer esto implica, casi siempre, cambiar comportamientos, hábitos y creencias. Y esto es difícil porque… bueno, por miles de razones biológicas y psicológicas: el ser humano es un ser muy complejo.

Crónica de un congreso sobre agilidad. ¿Qué aprendí?

por Analucía Richo

Unos meses después de entrar a la maestría, platicando en una comida con Lupita (ex directora del Máster en Desarrollo Organizacional, MDO, de la UDEM), me comentó que antes hacían un congreso cada año. Pero que por muchas razones se dejó de hacer.

Después de darle vueltas por un tiempo, en agosto de 2018 me acerqué con Patricia Nuñez, la actual directora de la maestría, y le conté que quería organizar un congreso por cinco razones.