#TrabajaExtraordinario

Siete años de Inspira(r)

El 25 de agosto se cumplen siete años del primer Inspira, nuestro taller de storytelling oral que nació al mismo tiempo que Astrolab. Desde entonces, casi mil líderes han pasado por este programa de aprendizaje.

Me gustaría contarles -en el marco bimestral donde hablaremos sobre iteraciones y experimentos como herramientas de aprendizaje- cómo ha sido la evolución del Inspira desde agosto del 2012 hasta como lo tenemos hoy… y cómo lo vemos en el futuro. Esta narrativa encaja perfectamente con el concepto de iteración-experimentación-aprendizaje: así nació y así ha madurado el programa.

¿Por qué podría importarte? Porque conocerás lo que hay detrás de un servicio que nos ha llevado siete años construir, y conocerás algunos de los planes que tenemos hacia el futuro para seguirlo mejorando.

Quizá encuentres algunas recomendaciones o sugerencias útiles para el producto, servicio o proceso que tienes en tus manos.

Nota: ¡no te pierdas la galería que pusimos al final del artículo! Podrás ver fotos de muchos Inspiras a lo largo de estos siete años. 

2012

El primer Inspira fue producto de un año de conversación entre Óscar y yo, y de cientos de horas de lectura y estudio.

Nos reuníamos todos los lunes en el ahora desaparecido café Punta del Cielo que estaba en Plaza del Rosario, y discutíamos punto por punto qué es lo que debía tener ese primer taller de storytelling. Yo seguía trabajando como abogado corporativo, y usaba mi tiempo de comida para construir el índice; Óscar espejeaba como director creativo en una agencia de branding. Aquí puedes ver el contenido que preparamos para el primer Inspira.

El objetivo de ese primer Inspira era muy amplio: exponerle a un grupo de personas qué era eso de storytelling (ni siquiera storytelling oral: aún no nos comprometíamos con lo oral).

La duración de ese Inspira era de nueve horas. Dimos el primero en tres sábados (25 de agosto, 1 y 8 de septiembre).

La gente salió con algunas ideas básicas sobre porqué el storytelling era importante, pero con pocas herramientas sobre cómo usarlo.

2013-2014

La gran innovación durante estos años fue que nos comprometimos con el storytelling oral como una herramienta de liderazgo, vs herramienta de marketing.

El tercer Inspira lo dimos en febrero del 2013. En esa ocasión lo tomó Gerardo, por cierto.

En mayo de ese año dimos la primera versión inhouse al área de comunicación del Tec de Monterrey, en julio a un grupo de Dow Chemical, y por esas fechas a unos líderes de Proeza. El resultado de estos talleres era mixto: el contenido seguía estando muy abstracto.

En marzo y noviembre del 2014 lanzamos dos versiones públicas -ambos de un día de duración-, y la configuración del contenido ya estaba más enfocado a las estructuras de mensajes verbales, que mantenemos al día de hoy. Emilio tomó como externo uno de esos, búscalo en la galería de abajo 😉

2015

En el 2015, el Inspira dio un giro interesante. Incorporamos algunos elementos que aún siguen presentes: comenzamos a grabar y enviar videos de cada participante, y empezamos a darle retroalimentación individual. Eso supuso un gran avance en cuanto a la percepción de mejora: los asistentes ya sentían que estaban trabajando y que estaban mejorando sus habilidades de contar buenas historias.

Eso hizo que el Inspira fuera mucho más profesional. Ese año lo tomaron líderes de Mary Kay, Alestra, Diageo, BanRegio, Foro Monterrey y Femsa, pero no dimos versiones abiertas al público.

2016

Durante el 2016 lo tomaron el Director de Recursos Humanos de Cemex México (Fernando), parte importante de su equipo, y el equipo de comunicación de esa unidad de negocio. El resultado fue tan positivo que al día de hoy Cemex es la empresa que más líderes ha enviado al Inspira, seguido por Mars Wrigley, y luego por Novartis.

En ese entonces, el taller presencial del Inspira ya duraba diez horas, como hoy. El primer día hablábamos sobre storytelling y sobre estructuras de comunicación (PERA, Contraste, Narrativa), y el segundo lo dedicábamos a expresión corporal.

Analucía de Astrolab tomó el Inspira público que dimos en septiembre del 2016 😉

Después de un Inspira público que dimos en noviembre de ese año, un directivo del Tec de Monterrey nos sugirió repensar el día dos con su retroalimentación: lo noto débil.

Eso nos dolió, pero nos animó a reconfigurar el contenido: la primera mañana nos clavaríamos 100% en storytelling, y la segunda en estructuras de comunicación. De esta forma nos asegúrabamos de abordar ambos temas con una profundidad más seria, y el tema de expresión corporal se convirtió sólo en una variable a evaluar a la hora de contar historias.

2017

En el 2017 incorporamos la Continuidad Virtual, una serie de actividades semanales que el participante puede completar después del taller.

También incorporamos la figura del padrino: una persona que se compromete contigo a darte retroalimentación especialmente directa durante tus exposiciones.

2018-2019

Recientemente hemos profesionalizado aún más las secciones de storytelling y de estructuras, depurándolas y mejorando cada actividad. Cada minuto.

También estamos trabajando en mejorar la experiencia presencial con tecnología digital (web apps, QRs, data analytics, y cualquier otro artefacto que nos ayude a mejorar la sesión presencial).

Lo que ayude, sin perder la esencia: ese momento crucial cuando alguien cuenta una historia y puede ver en el rostro de los demás si la historia es buena o no -si los ojos se encienden o no-, tal como los humanos se han reunido a contar historias por más de diez mil años. 

Por otro lado, sabemos que la industria de learning and development tiene años expandiéndose hacia la entrega de contenido por medios digitales. Hemos empezado a  experimentar hacia allá:

  • En abril del 2019 dimos, por primera vez, una Masterclass online de tres horas donde cubrimos una parte importante de los temas del Inspira. Reafirmamos algo que ya sabíamos: teoría sin práctica es poco útil. La Masterclass funciona como una introducción, pero no sustituye a la práctica.
  • Hace unos meses, un par de empresas nos pidieron un Inspira semipresencial, que daremos por primera vez en septiembre. Hoy estamos trabajando en esa solución: un programa de cuatro semanas -la primera enfocada a aprender haciendo, la segunda a aprender de otros, la tercera a aprender de expertos, y la cuarta a reflexionar, siguiendo las enseñanzas de The Expertise Economy– donde el objetivo es que el participante practique sus historias en varias ocasiones, y reciba feedback puntual y de forma digital. ¡Esperen noticias sobre este programa pronto!

Como puedes ver, el camino ha sido largo, pero estamos orgullosos de la experiencia de aprendizaje presencial que hemos construido, gracias a la retroalimentación de todos los alumni, y de nuestra obsesión con hacerlo cada vez más útil.

Te dejo una galería con fotos donde del Inspira más reciente, hasta el que dimos Óscar y yo en agosto del 2012. Haz click en cada foto para leer la fecha y/o alguna pequeña nota sobre esa versión del Inspira.

¿Te interesa llevar esta experiencia a tus líderes? ¡Escríbenos a hola@astrolab.mx!

Mis cuatro consejos para dar mejor retroalimentación

Por: Analucía Richo

El fin de semana fui a un rancho con la familia de mi novio -sus papás, sus hermanos, su cuñado y su sobrina, una bebé de 2 años, Ximena-. La mañana del domingo, Ximena y yo estábamos jugando afuera cuando de repente hubo un silencio algo peculiar -pues ya saben que, si los bebés están callados, seguramente algo andan haciendo- así que me asomé a ver qué hacía y me di cuenta de que estaba intentando meter su dedito en un pequeño agujero en una puerta, entonces comenzó nuestro ir y venir.

Cómo se vive el reclutamiento de manera virtual

Por: Regina Fidalgo

Gerardo Cañamar -CEO de Astrolab- realizó un live con Gustavo Silva- fundador de Empleo Ideal- en donde nos platicaron un poco sobre las diferencias entre las entrevistas virtuales y presenciales.