Storytelling de Negocios

cambio

¿Cuándo es el mejor momento para trabajar? Reseña: ‘When’

por Andrés Oliveros

Me enteré de la existencia de Daniel H. Pink a finales del 2011: Óscar y Dan Macías traían de moda A Whole New World, un libro escrito por él sobre la relevancia de la creatividad. 

Después, a principios del 2012, me topé con el video de RSA Animate basado en Drive, su libro sobre la motivación humana. Hasta hoy, esa representación visual es el video más visto en el canal de RSA en Youtube.

Cómo incorporar tus pasiones a tu trabajo: ‘job crafting’

por Jorge Lavalle

A finales de los 50 en Estados Unidos, las escuelas batallaban para interesar a los niños pequeños en la lectura.

Los libros de introducción eran simples: no tenían historias, sólo imágenes y algunas palabras sueltas. Para los alumnos, resultaban poco atractivos.

William Spaulding, entonces director de la división educativa de la editorial Houghton Mifflin, se juntó con un amigo ilustrador y le propuso un reto para resolver ese problema.

Mis 3 consejos para ir más allá de la productividad en tu trabajo

por Analucía Richo

Andrés decía que muchas veces creemos que por trabajar más o lograr más cosas en el mismo tiempo, creemos que estamos trabajando mejor.

Pero trabajar mejor, para mí, es hacerlo de forma inteligente, estratégica y divertida. El chiste es disfrutar tu trabajo, a la vez que haces más de lo que agrega más valor. Ése es el verdadero secreto.  

Lo que me gustaría hacer en este artículo es compartir algunos ejemplos de mi vida personal que me han llevado a trabajar mejor.

De distraídos a enfocados. Reseña: ‘Make Time’

por Andrés Oliveros

Hace unos meses, en el Cueva Carvajal, Abraham González-Báez me contó sobre Moment, una app que te cuenta el tiempo que pasas al día en tu smartphone. 

-A mí me cambiado la vida- cerró Abraham.

La respuesta que buscabas para acertar en propuestas para tu cliente

por Óscar Ramírez

Uno de los dolores más recurrentes en quienes ejercen la labor de desarrollo de negocios, ventas o áreas comerciales -que también se replica en áreas de proyectos- es la falta de empatía de quien juega el rol del “cliente” con el “vendedor”. ¿No es al revés?

En los programas que damos en Aula i con equipos comerciales -por ejemplo el Storytelling for Sales-, algunos de los participantes manifiestan perder tiempo y esfuerzo en las llamadas “vueltas de correcciones”.

Rediseña tu trabajo para tener más impacto

por Andrés Oliveros

Dice Daniel Pink en Drive que uno de los motivadores más fuertes del ser humano es la maestría, esa capacidad -y deseo- que tenemos de mejorar nuestro desempeño en alguna actividad a lo largo del tiempo.

En ese mismo libro cita a Mihaly Csikszentmihalyi y explica que es mucho más fácil alcanzar el estado de flow en nuestro trabajo. 

Whitney Johnson, cuyo libro reseñé hace algunos meses, habla sobre este deseo inherente de ir hacia arriba y ser cada vez mejores en nuestro trabajo:

Los beneficios de una organización horizontal: Reseña Ágiles 2018

por Analucía Richo

A inicios del mes, junto a Andrés, tuve la oportunidad de ir a un evento que me marcó y cambio mucho algunos de mis mindsets: Jornadas Latinoamericanas de Agilidad, Ágiles 2018.

Ahí había personas que venían desde Chile, Argentina, México y hasta Canadá. La gran mayoría eran programadores o gente que viene el mundo de TI.

Cómo transitar hacia una cultura inspiradora

por Óscar Ramírez

El bajo compromiso es un problema que padecen las organizaciones de todas las industrias. Por eso se ha convertido en una de las principales prioridades de los líderes.

El acumulado global de los datos de Gallup recopilados en 2014, 2015 y 2016 en 155 países indica que solo el 15% de los empleados en todo el mundo están comprometidos en su trabajo.

Dos tercios no están comprometidos, y el 18% están desinteresados de forma activa.

‘Dice el licenciado…’: Qué hacer cuando el jefe es el obstáculo

por Jorge Lavalle

Recuerdo cuando trabajaba en uno de los medios impresos más importantes de Monterrey.

Mis responsabilidades como editor incluían que todos los días entrara a junta con los directores de sección y la directora editorial.

Ahí se discutían, entre otras cosas, qué notas se publicarían en la edición del día siguiente, con qué jerarquía y qué enfoque se les daría. Se suponía que el objetivo de la reunión era alcanzar una decisión colegiada.

Sin embargo, con frecuencia se escuchaban frases del tipo “salvo que el licenciado diga…”, “si el licenciado lo aprueba…”, “a menos que el licenciado…”.