Storytelling de Negocios

cambio

Cómo apoyarte en la tecnología para optimizar tu trabajo: 12 herramientas útiles

por Astrolab

En una ocasión, un colaborador tuvo la urgencia de hacer eso que nadie quiere por ser súper tedioso y tardado: ir al SAT.

Como era costumbre, sacó cita desde antes, se asesoró con un contador, acudió personalmente al lugar, hizo la fila…

Pero en cuanto fue su turno de ser atendido, le informaron que su trámite ya podía realizarse en línea.

En lugar de invertir toda su mañana, con los costos que eso conlleva, gracias a la tecnología podría haberlo resuelto de manera sencilla, sin salir de su casa y con tres clicks.

Lo que deberías saber acerca de la ‘digitalización de las personas’ en las organizaciones

(…o cómo mantener estabilidad en tu trinchera frente a los próximos 10 años de cambios)

por Óscar Ramírez

Cambiar la forma en la que trabajamos incluye cómo entender y adaptarnos a la digitalización y a las nuevas tecnologías.

Aunque, como muchos han predicho, la digitalización eliminará algunos empleos automatizables y posiciones gerenciales, nuestra visión es que también creará nuevos modelos que cambiarán el trabajo, con diversos roles y oportunidades.

Por ello, en este artículo no queremos hablar de la digitalización en general, sino de considerar a la persona humana como punto de partida en proyectos de cambio o soluciones puntuales, en el contexto de esa transformación.

La ‘misión’ y la ‘visión’ ya no sirven: define tu propósito

por Andrés Oliveros

Durante abril, todas las entradas de este blog trataron sobre el propósito en las organizaciones. A mí me tocó abrir y cerrar este ciclo.

En el primer texto hablé sobre cómo llegamos a definir el propósito de Astrolab, cómo lo hemos ajustado y qué tácticas usamos para tomárnoslo en serio. 

Hoy publico el último artículo del mes con un objetivo en mente: insistir en que los conceptos de Misión y Visión ya caducaron. 

¿Qué puedo hacer si trabajo en una organización sin propósito?

por Astrolab

Ya mencionamos en artículos anteriores que ser una organización orientada al propósito rinde beneficios tangibles, entre ellos más ingresos, mejor imagen ante el cliente y la sociedad, además de mayor compromiso entre los trabajadores.

Sin embargo, todavía hay empresas que, en la óptica de Simon Sinek, siguen enfocándose en el “qué” en lugar del “porqué”. Compañías cuya meta principal es ganar más en lugar de causar un mayor impacto.

Estas organizaciones chocan con la realidad de que cada vez más trabajadores buscan un empleo donde sientan que están contribuyendo, en especial la generación millennial (que por cierto, ya comprende el 35% de la fuerza de trabajo en Estados Unidos: son mayoría).

Hacia un líder creador de agilidad

por Andrés Oliveros

El artículo Cómo Resolver Problemas Organizacionales de Forma Ágil Parte II cerró con una sugerencia:

“[Usarás estas seis herramientas] sólo cuando tengas que empujar esas iniciativas. ¿Cuál es la alternativa? Tener una cultura de trabajo ágil, donde éstas y otras herramientas estén instaladas y sean parte del sistema operativo de tu organización”.

A principios de marzo, una gerente de recursos humanos de una empresa norteamericana me contó que la toma decisiones es muy lenta en su organización:

Cómo empezar un proyecto de cambio con el pie derecho

Cómo empezar un proyecto de cambio con el pie derecho

“¿Y la estrategia de administración del cambio?” Hace unos días escribí aquí que muchos directivos y gerentes subestiman el esfuerzo y los recursos necesarios para implementar un cambio -ya sea un cambio de herramienta, de estrategia, de modelo de servicio o de sistema de innovación-.

Antes de iniciar un proyecto en tu empresa

Antes de iniciar un proyecto: dos preguntas que debes hacerte

Por: Gerardo Cañamar

 

antes de iniciar un proyecto

Como consultor de Astrolab, parte de mi trabajo es ayudar a las empresas a acelerar la implementación de sus proyectos.

Hace unos meses me contactaron del departamento de tecnología de una empresa, para apoyarlos con el despliegue de una plataforma de reclutamiento interno en toda la organización.

“Tenemos 6 meses empujando la iniciativa y los gerentes no están utilizando la herramienta”

“No entiendo porqué los líderes no pueden ver el valor que agregaríamos si apoyan esta iniciativa”

¿Te identificas con esta situación?

Como muchos otros, este equipo olvidó preguntarse dos cosas muy importantes antes de iniciar un proyecto:

  1. ¿Cómo aporta nuestro proyecto al cumplimiento de la estrategia de la empresa?
  2. ¿Cuáles serán los beneficios tangibles y relevantes que tendrá el usuario final?

Antes de iniciar un proyecto asegurarte de la organización sepa cómo está alineado a la estrategia de tu compañía al mismo tiempo de que el usuario final entienda y quiera los beneficios de la iniciativa. Así será mucho más fácil conseguir el apoyo de tus líderes y compañeros y el proyecto avanzará más rápido. 

Pensar fuera de la caja está sobrevalorado

Pensar fuera de la caja está sobrevalorado

Por: Diego Barraza

 

 

La semana pasada me invitaron a dar una plática a los estudiantes de primer semestre de mercadotecnia en el Tec de Monterrey. Al finalizar el evento me quedé platicando con algunos de ellos sobre sus planes para organizar el Simposium de Mercadotecnia el siguiente año. Me empezaron a contar sus ideas y los veía muy motivados cosa que me dió mucho gusto pero a pesar de eso sentí un poco de preocupación. Yo alguna vez estuve en su lugar organizando uno de los eventos de mi carrera y por experiencia sé que muchas de las ideas que ellos tenían no podrían implementarse por cuestiones del reglamento académico, por problemas de logística, de permisos, de tiempo o de presupuesto. Llegué a la conclusión de que los chavos tenían muchas ideas muy creativas pero no eran buenas ideas si considerabas las limitantes que tenían por parte de la institución.

Esto me recordó una frase que escuché por primera vez hace muchos años “Piensa fuera de la caja” y parece que desde ahí todo mundo utiliza esa frase sin pensar en su verdadero significado. Es de esas frases que se ponen de moda en el ámbito de la creatividad y que se supone facilitan tu trabajo a la hora de querer producir nuevas ideas. ¿Pero será cierto que pensar fuera de la caja te hace traer a la mesa buenas ideas?

Yo creo que no. Yo creo que a veces pensar fuera de la caja está sobrevalorado. A lo mucho, pensar fuera de la caja podría traer ideas creativas pero no precisamente buenas ideas. Las buenas ideas deberían provenir desde adentro de la caja. Pensar dentro de la caja quiere decir establecer límites, establecer fronteras y requerimientos que así es como funciona el mundo en las empresas.

De nada sirve llegar a una empresa con una idea descabellada cuando no puede aplicarse por políticas de la empresa, por presupuesto, por seguridad, por riesgo, o por que no va en línea con la estrategia.

Antes de empezar una lluvia de ideas debes buscar meterte a la caja o construirla. Definir las reglas de juego. Qué sí puedo hacer y qué no puedo hacer y partir de ahí.

Podrías creer que construir tu propia caja podría ser una limitante pero al contrario, el no tener delimitaciones hace que el universo de posibilidades sea tan grande que te puedes perder en tus propios pensamientos. Además, establecer este espacio desde el principio, te asegura que las ideas sean válidas y aplicables desde el inicio y evitas perder tiempo con ideas creativas pero a la vez ingenuas.

Te invito a que hagas la prueba, la siguiente vez que te veas en la necesidad de innovar o traer una idea buena a la mesa, establece desde el principio las reglas de juego, construye tu caja y descubre por ti mismo el encanto de trabajar así.