Storytelling de Negocios

hábitos

3 mentalidades nocivas que crean barreras a la agilidad

por Juan José Pachur

Experto Invitado

Llevo casi 10 años trabajando en capital humano o para clientes que son capital humano en su organización. Me gusta siempre estar abierto a nuevas experiencias cuando hay que escuchar un cliente nuevo.

Al empezar un proceso, siempre me dejo sorprender mientras escucho qué necesidades tienen, a qué problemas se han enfrentado, qué buenas prácticas aplican -en particular ese tema me encanta-, o qué soluciones han implementado, cómo impactaron y en cuánto tiempo.

Desarrolla hábitos que marquen la diferencia. Te decimos cómo.

por Jorge Lavalle

“Me despierto e inicio mi día siempre con un pensamiento: dar gracias por la abundancia en mi vida -familia, amigos, empresa y más. Nada bueno se consigue fácilmente. El trabajo duro y la dedicación siempre rinden frutos”.

Esta rutina es de Gary Miliefsky, CEO de SnoopWall, una compañía de seguridad con más de 30 socios internacionales.

Poner la mente en positivo cada mañana ha sido clave para sortear obstáculos e impulsar a su equipo, considera.

Charlie Silver, CEO de Algebraix Data, cuenta que tiene la costumbre de caminar 30 minutos cada noche, en solitario, antes de dormir.

Haz que tus datos cuenten historias al realizar una presentación

por Analucía Richo

A finales de febrero tuve la oportunidad de platicar con algunos alumnos del TEC de las carreras de Finanzas y Contaduría. Me invitó uno de los alumnos, él me había escuchado hace un año en una clase que fui como invitada. ¡No podía estar más feliz!

Lo que me pidieron los estudiantes cuando me invitaron fue: Ayúdanos a presentar datos financieros de una manera clara y divertida.

Cómo dar feedback constructivo de forma efectiva

por Astrolab

¿Te imaginas ir por la vida con un pedazo de cilantro atorado en los dientes? ¿O con la camiseta al revés? ¿O peor, con el zípper desabrochado?

Probablemente nos gustaría que alguien nos haga notar el problema para corregirlo de inmediato.

La clave para promover nuevos hábitos en tu organización

En mi artículo anterior, uno de los usos que enumeré sobre las historias -el storytelling- es ayudar a generar hábitos. Como cualquier idea novedosa y diferente, algunos reaccionan con escepticismo cuando les cuento sobre ese poder.

–Mejor ni me hables sobre formar hábitos. Deja que otros hablen de eso.

Mi respuesta solía ser un argumento.

–Cuando escuchamos una historia, se encienden en el cerebro las mismas neuronas que en el emisor. Esos estímulos hacen que conectemos de manera más poderosa y que podamos sentir las emociones como propias. De ese modo descubrimos en la historia la moraleja y eso nos lleva a desear repetirla.

Pero un argumento lleva a otro argumento. Un argumento no genera conversación, sino debate.

Para ser congruente, ahora cuento la siguiente historia:

En una compañía, buscaban mejorar el compromiso de los empleados. Las encuestas de ese año arrojaban que los empleados querían sentirse escuchados, pero los directores llevaban meses intentando cambiar y no veían por donde. En ese momento pensaron en ’storytelling’ como una posible solución. Después de un diagnóstico, salieron varias historias que dejaron ver algunos patrones. Se seleccionaron las mejores y se mostraron a los directores.

La que les llamó más la atención fue la siguiente:

“Hace unos días fui a la oficina de mi jefe para contarle una situación de nuestro departamento que me traía preocupada. Cuando llegué, él estaba atendiendo un asunto importante en su laptop. Pensé en irme y buscarlo en otro momento pero, cuando me vio inquieta en la puerta, me invitó a entrar. Me dijo que me sentara frente a él, cerró su laptop, la hizo un lado y me escuchó con atención. En menos de 20 minutos, vimos varias maneras de resolver la situación inicial. Eso me hizo sentir tomada en cuenta y aliviada.”

Los directores se quedaron mudos ‘por qué no me había dado cuenta’, ‘yo no suelo cerrar mi computadora cuando la gente llega a mi oficina’, ‘¡¿por qué no hacemos esto mismo?!’ Sonaba tan lógico.

Un año después, se hizo un ejercicio de recolección de historias para medir cómo iba la organización. Había un patrón: los ejecutivos habían empezado a dejar a un lado sus laptops para escuchar a sus colaboradores cuando éstos acudían a sus oficinas con un problema.

El mundo está lleno de historias como éstas que nos dan las respuestas que estamos buscando y nos ayudan a cambiar hábitos. Muchas veces sólo falta escucharlas y prestarles atención.

Redescubrir los porqués frente a un miliario

(Milestone: Un milestone se traduce al español como hito, un evento significativo que ocurre durante el proyecto, que generalmente coincide con la terminación de un entregable principal del proyecto. Milestone viene de miliarium, una columna que colocaban los romanos en sus calzadas cada mil passus, que suman como 1481 metros)

MILIARIO-HACIA-BRACARA-AUGUSTA

Un miliario

México, D.F.

El domingo llegué a Monterrey. Óscar y yo estuvimos toda la semana en la Ciudad de México. Todo empezó porque una trasnacional de químicos nos buscó para pedirnos un taller de storytelling de negocios:

-Necesitamos que nuestros encargados de public affairs, comunicación interna, sustentabilidad y marca aprendan a detectar historias y a usarlas para comunicarse mejor.

El taller duró dos días: todo el martes y todo el miércoles. Decidimos quedarnos hasta el domingo porque teníamos un par de citas para posibles proyectos de Astrolab, y porque Shawn, nuestro mentor, iba a estar esa misma semana en la Capital.

IMG_1184

10551665_10152149279606991_5167057952728807765_o

Óscar y yo antes de empezar el taller en Polanco

Este taller representó un milestone en la historia de Astrolab por ser el primer taller fuera de Monterrey, y nos ha puesto a pensar en la posibilidad de expandirnos a la Ciudad de México, momento ideal para recordar los porqués de Astrolab. Si vamos a crecer, más nos vale crecer hacia los ideales que nos planteamos al empezar esto.

A qué nos dedicamos

¿A qué te dedicas? es una de las preguntas más frecuentes cuando convives con alguien que ves poco (un primo de tu novia, una gerente que conociste en una sesión de networking o un tío que te preguntó en una reunión familiar). Y en particular, no es fácil explicar qué hace Astrolab. Óscar contestó a esa pregunta en este post a raíz de una pregunta que hizo en Facebook.

Cuando me preguntan a mí, y me encuentro en una situación donde se facilita la conversación (contra una situación donde hay mucho ruido o poco tiempo), suelo contestar así:

-Soy consultor en Astrolab, una firma especializada en comunicación estratégica. Lo que hacemos es X, Y y Z. Detrás de todo nuestro trabajo existe el ideal de humanizar empresas, de poner a la persona en el centro de la toma de decisiones.

Pero ‘humanizar’ es un concepto bastante abstracto.

Humanizar

Lo voy a sintetizar: por humanizar quiero decir que Astrolab trabaja con la dirección, y con las áreas de RH y de comunicación (corporativa, interna, externa) para mejorar las relaciones humanas y así resolver problemas causados por una mala comunicación: no me escuchan, me aburren sus juntas y sus presentaciones, no entiendo qué quieren de mí o porqué.

Voy a ser más claro: trabajamos para ayudar a que la gente se sienta más a gusto en su trabajo, y quiera y pueda hacerlo mejor. Tú y yo estamos metidos en nuestro trabajo al menos 40 horas cada semana (más tiempo que el que pasamos despiertos en nuestra casa). Y (casi) todos hemos tenido trabajos donde tu jefe o tus colaboradores se portan como si les debieras la vida.

¿Por qué no ayudar a que esas 40 horas sean más satisfactorias, más motivadoras y menos cansadas? A eso nos referimos con humanizar.

Lo interesante es cómo lo hacemos. La respuesta es sencilla y compleja a la vez. Sencilla, porque lo hacemos facilitando el cambio de hábitos. Complejo porque cambiar hábitos es algo difícil e inasible.

El libro que está leyendo Fabián

El libro que está leyendo Fabián

En The Power of Habit (el libro que está leyendo Fabián), Charles Duhigg platica el caso de Lisa Allen, una mujer que durante años vivió atrapada por el vicio de fumar, de endeudarse y de sedentarismo. Un día, esta mujer decidió cambiar su vida y se propuso cambiar esos vicios por hábitos saludables. Al paso de unos meses había cambiado su forma de comer, trabajar, dormir y ahorrar. Además, había empezado a correr, y después de algunos medios maratones se inscribió -y terminó- su primer maratón.

Pero lo interesante es que sus vicios nunca desaparecieron. Más bien, Lisa logró instalar hábitos nuevos que se sobrepusieron encima de los anteriores:

One set of neurological patterns -her old habits- had been overridden by new patterns. They could still see the neural activity of her old behaviors, but those impulses were crowded out by new urges.

Los hábitos, concluye Duhigg, nunca desaparecen, y por esto es tan difícil deshacernos de ellos. Lo único que podemos hacer es ponerle otros hábitos encima, y eso requiere mucho esfuerzo.

Entonces:

  • ¿Cómo le haces para que un gerente aprenda a escuchar mejor y a tomar en cuenta lo que dice cada miembro de su equipo? ¿cómo hacerle para que saque todo el potencial de su gente?
  • ¿Cómo le haces para que un director entienda el impacto que puede tener en la empresa si fuera más claro y más divertido a la hora de presentar?
  • ¿Cómo le haces para que la dirección de una empresa vea y sienta lo que vive un despachador de gasolina que está todo el día de pie y en el Sol, y que a veces no tiene tiempo ni para lavarse las manos, ir al baño o comer?

En Astrolab hemos ido descubriendo una serie de rasgos que identifican nuestra perspectiva y guían nuestros proyectos. Detrás de esos genes está el interés por facilitar ese cambio de hábitos.

Los genes de Astrolab

1. Nuestro punto de partida es que las relaciones humanas son complejas

Entendemos que el ser humano es un ser complejo que se encuentra empujado y tirado por infinitos factores que modifican su toma de decisiones y su sentido de conciencia.

Piensa por ejemplo en tu humor a lo largo de hoy. Difícilmente se mantuvo igual de la mañana a la tarde. ¿Podrías explicar porqué fue cambiando? Seguro puedes dar algunos elementos, pero es imposible que expliques de forma exhaustiva cómo fue evolucionando tu psiqué interna.

2. Siempre estamos estudiando

Si quieres trabajar con una realidad que es compleja y dinámica tienes que estudiarla constantemente para poderla cambiar. En Astrolab hacemos lo posible por estar al día en temas de comunicación, psicología, sociología y negocios (en esa intersección vivimos). Para lograrlo leemos y conversamos casi diariamente sobre esas lecturas, platicamos con expertos con experiencia en esas áreas y estamos al pendiente de nuevos estudios y experimentos que expliquen mejor porqué los seres humanos somos como somos.

Por ejemplo, el trabajo de Robert Kegan ha influido mucho en nuestra concepción del cerebro y en su capacidad casi infinita de aprendizaje. Igual, el trabajo de los hermanos Heath, Jonah Berger, Dan Pink, Simon Sinek, Seth Godin y por supuesto el de Shawn alimenta nuestro imaginario colectivo y nos ayuda a entender mejor los problemas de nuestros clientes. Estamos totalmente de acuerdo con Dan Roam en que el que mejor define un problema es el que tiene más probabilidades de resolverlo. Y el conocimiento es dinámico, así que nos obligamos a estar en constante actualización.

3. Entendemos la importancia de escuchar, y ayudamos a nuestros clientes a trabajar para construir organizaciones que escuchen

A principios del año pasado nos reunimos con varios grupos de personas que trabajan en tienda, y les pedimos que nos contaran historias sobre su trabajo ordinario. ¿El resultado?

  • Un montón de historias que conmovieron a un grupo de directores.
  • A raíz de esas historias, los directores decidieron cambiar procesos internos y ahora se esmeran en buscar historias de la operación.
  • Por otro lado, los empleados operativos agradecieron demasiado ese espacio. A una señora se le iluminó la cara cuando nos volvimos a ver más de un año después. ¿Qué habíamos hecho diferente? Nada, los habíamos escuchado de forma sincera.

4. Creemos que la mejor comunicación se da en mensajes orales, concretos y emocionales que forman narrativas

El cerebro humano aprende y se mueve por historias. ¿Por qué no hablarle en ese idioma? ¿por qué no traducir gran parte de los mensajes de trabajo en comunicación que conecte y mueva a los demás?

Hemos visto cómo un grupo de líderes puede transformar una organización hablando claramente. Este descubrimiento fue el origen de Astrolab, y por eso siempre estará presente en lo que hagamos.

5. Sabemos que sin un cambio de hábitos las cosas permanecerán iguales

A diferencia de una agencia, Astrolab termina su trabajo hasta que sus clientes adquieren las habilidades necesarias para darle continuidad a los proyectos. Nos vamos hasta que los líderes (directores, gerentes, supervisores) entienden porqué vale la pena cambiar de comportamientos, y los ayudamos a planear y a dar los primeros pasos en esa dirección.

—-

Cuando ayudas a una organización a que sus líderes (de poder y de autoridad) cambien hábitos que les permitan escuchar y comunicarse mejor, una organización se vuelve más humana porque existe el interés por descubrir que detrás de cada empleado y de cada cliente existe una persona que tiene sueños, necesidades, y una familia.

¿Cuándo terminará nuestra misión? ¿qué piensas tú?

Lo que no sabes del Storytelling de Negocios

Storytelling de negocios: nadie sabe responder con exactitud qué es. Este artículo revela, de una vez por todas, en qué consiste esta estrategia.

Hace una semana estaba en la oficina y recibí una llamada muy confusa. Después de unos minutos de conversación, el interlocutor me dice: ‘¿pues qué hacen ahí en Astrolab? ¿qué no storytelling = videos?’

¿Estaré comunicando bien lo que hago? Eso me llevó a preguntar lo siguiente en Facebook:

storytelling de negocios

Mi teoría era que una gran parte de mis conocidos, incluso mis amigos y familiares cercanos, no sabrían qué responder. La verdad es que no fui muy justo porque la respuesta debió ser abierta. Pero el resultado fue bueno: la pregunta generó conversación, hubo respuestas muy divertidas y prometí un artículo en donde iba a explicar qué es eso que hago con el ‘storytelling de negocios’. Intentaré sintetizarlo lo mejor posible para facilitar la lectura.

Storytelling de negocios: lo que no sabes

En el entorno de las organizaciones (y en realidad en cualquier grupo de personas o comunidad), las historias nos ayudan en tres aspectos esenciales: conocer mejor, construir liderazgo y generar hábitos.

1) Para conocer mejor

a. Una historia ayuda a entender una realidad compleja

Para conocer algo o a alguien, incluyendo a nosotros mismos, lo que hace nuestro cerebro es repasar eventos, experiencias, historias. Según Gary Klein, un psicólogo especialista en toma de decisiones, las historias nos ayudan a hacer sentido en situaciones complejas. Una vez que entendemos mejor la realidad, es más fácil tomar una decisión.

b. Algunas historias ayuda a descubrir ‘insights’

Las historias van ahí donde lo abstracto no puede entrar. Eso hace que, como dice Hannah Arendt, nos revelen significados sobre comportamientos que serían inexplicables de otras formas.

c. Muchas historias ayudan a detectar patrones de comportamiento

Dice Mark Strom que las historias dan claridad en terrenos complejos y, cuando se repiten, nos ayudan a detectar patrones que revelan emociones, contexto e imaginación.

R: Uso las historias para hacer proyectos de consultoría, en donde detecto problemas y replico casos de éxito

2) Para construir liderazgo

a. Una historia inspira

Según Chip y Dan Heath, las ideas simples, concretas, emocionales, creíbles e inesperadas, mueven mejor a la acción. Las historias combinan todos estos elementos de una forma estructurada y fácil de replicar.

b. Muchas historias construyen influencia

Una persona que mueve a la acción de manera sostenida, se convierte en alguien influyente. Dice Dan Pink que usar historias es una de las habilidades fundamentales para el líder del siglo XXI.

R: Uso las historias para trabajar con los directores y fortalecer su liderazgo

3) Para generar hábitos

a. Una historia que inspira, puede ayudar a generar un cambio

Jerome Bruner dice que una historia se queda 22 veces más en la memoria que un dato duro, esto es porque las historias dan la misma información que un dato pero en un contexto emocional. Esto ayuda a generar el cambio deseado cuando se presentan las razones y el contexto adecuado.

b. Muchas historias que inspiran, pueden ayudar a formar hábitos

Las historias ayudan a que la gente descubra ‘la moraleja’ por su cuenta, y está asociado a que la gente se comprometa con sus actos y fomente nuevos hábitos.

R: Uso las historias para diseñar iniciativas que cambien comportamientos y generen hábitos

¿Cuál era la respuesta correcta? En una consultoría como la nuestra, es complejo decir qué hacemos en 10 segundos. No es como una tienda de ropa que ‘vende ropa’. Nosotros resolvemos problemas de muchos tipos, de maneras muy diferentes. Y el lenguaje que usamos es el ‘storytelling’, en este caso transformándolo en ‘storytelling de negocios’.  Así que, los que pusieron ‘g’ se merecen el 100.