#TrabajaExtraordinario

Salvador Alva

Una conversación con Salvador Alva

(Interrumpiré la serie ‘Cómo convertir a México en una potencia mundial‘ para contarles algo que sirva de introducción a mi artículo de mañana que será la penúltima parte)

Un problema que plantea Salvador Alva y la solución de Jeff Weiner

1. El problema de Salvador

En el Foro Mundial de RH de este año organizado por Eriac me encontré con el Director de Capital Humano de una importante empresa mexicana de productos de consumo. Le conté sobre algunos de los proyectos en los que hemos estado trabajando y me invitó a su oficina.

-¿Qué te pareció el Foro Mundial de RH? Nosotros estuvimos metidos en la organización- me dijo mientras nos tomábamos un café.
-Me encantó. ¿Quiénes fueron tus expositores favoritos?
-Fíjate que a esos foros solemos invitar a gurús internacionales de temas humanos y a veces se nos olvida que aquí tenemos gente muy capaz. Los dos expositores que más gustaron fueron Salvador Alva, Presidente del ITESM, y Cory Guajardo, Directora de RH de Alsea.

Nos pusimos a platicar sobre la conferencia de Salvador -la innovación en las empresas y el papel del líder y de Recursos Humanos en esto-. Le comenté que me llamó la atención el énfasis que puso Alva en asegurar que todos los directores estuvieran en la misma sintonía.

Yo te aseguro -decía Salvador- que si le preguntas a cada uno de los Directores de primer nivel de tu organización que escriba la visión de tu empresa en un papel, cada quien va a escribir cosas muy diferentes.

Entonces le pregunté al Director que tenía frente a mí:

-¿Cómo resuelven ustedes este tema?
-Muy buena pregunta. Por eso te pedí que vinieras a mi oficina.

2. La solución de Jeff Weiner

Glassdoor es una empresa que permite a empleados calificar a sus empleadores (como empresa y como CEO). El año pasado, Jeff Weiner -CEO de LinkedIn- fue el director general mejor evaluado: obtuvo 100% de buenas reseñas.

Screen Shot 2015-07-09 at 5.47.36 PMEl lunes me topé con una entrevista que le hicieron a Jeff en abril de este año. Dos ideas me llamaron la atención y me dieron pistas para resolver el problema que planteó Salvador y el Director de Capital Humano con el que platiqué.

En primer lugar, que para lograr que todo un equipo tenga objetivos compartidos tienes que inspirarlos:

-Personalmente, creo que el liderazgo es la capacidad de inspirar a otros a lograr objetivos compartidos. La palabra más importante de esto es inspirar, y es lo que separa a un líder de un administrador. Creo que el poder de inspirar a otros surge de tres dimensiones:
1. La claridad de tu visión
2. La fuerza de tu convicción
3. Tu capacidad de comunicar esa visión y esa fuerza

En segundo lugar -y como complemento-, que para Jeff Weiner, la mejor forma de hacer que todos estén en una sintonía es estableciendo una narrativa organizacional:

-Es importante que la gente reconozca el valor que tiene la narrativa. Una vez que la narrativa de una organización se manifiesta y se establece, todo es mucho más claro (…). Una visión, una estrategia, un conjunto de propuestas de valor, una cultura de los valores, todo eso es una narrativa, y cuando toda la organización se alínea a esa historia, cuando toda la organización manifiesta la narrativa, pasan cosas muy poderosas.

3. ¿Cómo resolver el problema que plantea Salvador Alva?

Desarrollando líderes inspiradores que tengan claridad de visión, fuerza de convicción y habilidades para comunicar.

¿Y cuál es la mejor forma de hacer esto último? Utilizando el poder natural que tienen las narrativas y las historias a lo largo y ancho de una empresa.

Porqué el programa iNSPiRA fomenta el liderazgo inspiracional

El 29 de junio del 2011 -hace exactamente 4 años- fui un evento en el Club Industrial donde Salvador Alva presentó su libro ‘Empresa Admirada’. En esa plática, Salvador habló de la importancia de la cultura y de la comunicación organizacional.

Desde entonces tomé la decisión de dedicar mi vida profesional a impulsar esos temas. ¿Por qué?

Algo tuvo su plática que me hizo ponerle atención -por primera vez en mi vida- al mundo de las empresas. Desde los 18 años hasta esa noche estuve debatiéndome entre ser escritor y dedicarme a la investigación histórico-jurídica. A partir de ese miércoles entendí que mi camino era otro: construir empresas admiradas.

¿Cómo se construye una empresa admirada? El 11 de junio de este 2015 volví a escuchar a Salvador, ahora en el Foro Eriac RH 2015. Uno de los temas centrales de su exposición -y del foro económico mundial de este año- fue la necesidad de generar liderazgo inspiracional.

Durante los últimos cuatro años, Óscar y yo -y luego Gerardo, Diego, y otros- hemos velado para que México y Latinoamérica se llenen de empresas admiradas y de líderes inspiradores.

En agosto del 2012 lanzamos por primera vez nuestro taller iNSPiRA con ese objetivo. Desde entonces más de 250 líderes de Stiva, Iconn, Tec de Monterrey, Mary Kay, FEMSA, Dow Chemical, Proeza, entre otros han pasado por él.

El jueves y viernes de la semana pasada dimos la versión más nueva del programa (iNSPiRA: Storytelling + Comunicación) a un grupo de 14 directivos de una empresa norteamericana que tiene 200,000 colaboradores sólo en México.

La idea era que los directivos perfeccionaran su forma de comunicarse oralmente.

-Son personas que tienen muchas responsabilidades y necesitan ser muy claros en sus exposiciones. Además, necesito que conecten mejor con sus audiencias y generen más impacto al hablar-, nos dijo la persona de recursos humanos que nos contactó.

Diego y yo los llevamos por un recorrido de dos días donde trabajaron

  • hábitos de comunicación no verbal,
  • practicaron cómo estructurar un mensaje oral de 15-20 minutos, y
  • descubrieron cómo usar storytelling de negocios para que su liderazgo fuera más estratégico.
  • Todo esto estuvo acompañado de 4 grabaciones en video que les permitiera autoevaluarse y de coaching individual que les facilitara corregir el rumbo.

Al final del segundo día, el director ejecutivo de Recursos Humanos se tomó unos segundos para cerrar el curso frente a un VP que estuvo presente y el resto de los asistentes:

-Teníamos mucho tiempo buscando un programa con este contenido, con esta calidad y en este rango de precio. Encontramos talleres de otros proveedores extranjeros pero ninguno de ellos nos pareció tan práctico como el que acabamos de tomar.

Al final del taller me puse a pensar en las dos conferencias de Salvador (la del 2011 y la del 2015). Llegué a la conclusión de que su plática del 2011 fue casi igual a la del 2015.

La única diferencia es que antes Salvador hablaba de empresas admiradas, y ahora está poniendo más énfasis en el liderazgo inspiracional como un preámbulo a la construcción de esas empresas.

En el Centro iNSPiRA -una iniciativa de Astrolab- queremos que todos los líderes de empresas que trabajan en Latinoamérica tengan las herramientas de comunicación oral para convertirse en inspiradores, y el programa iNSPiRA es nuestra respuesta a esa inquietud.

—-

¿Quieres tener los hábitos de comunicación oral que tienen todos los líderes inspiracionales? Inscríbete a nuestro programa iNSPiRA: Storytelling + Comunicación Oral que daremos este jueves 2 y viernes 3 de julio en la EGAP, en Monterrey.

 

Regla básica sobre cuándo usar historias y las 4 historias que contó Salvador Alva en INC Monterrey

Hay momentos ideales, momentos más o menos adecuados y momentos equivocados para usar historias. Marianna, una de las asistentes al INSPIRA de este sábado (aquí pueden ver fotos), me hizo una pregunta en uno de los coffee breaks:

-Andrés, ¿Las historias sirven para todos? Mi jefe es muy analítico y siento que las historias no van a funcionar mucho con él.

Le dije que las historias sí funcionaban para todos pero de diferente forma, y que la pregunta importante a hacer era: ¿cuándo es un buen momento para contar historias y cuándo no? Óscar escribió un artículo al respecto y no pretendo profundizar en ese tema sino aportar una regla muy práctica y poner un ejemplo.

Regla práctica

Usa historias si tienes que inspirar a alguien para que crea en ti o en una idea.

Las 4 historias que contó Salvador Alva el domingo

Salvador Alva dio una conferencia este domingo en el marco de INC Monterrey. El título de la conferencia fue Ser emprendedor, la mejor opción de vida. ¿Su objetivo? Convencernos de esta idea (en sus palabras):

Si ustedes quieren cambiar el mundo, mi recomendación es que lo hagan desde el emprendedurismo, es más difícil hacerlo del lado del mundo viejo, porque siempre pone resistencia a las ideas nuevas.

La conferencia duro poco menos de una hora. Durante este tiempo, Salvador fue haciendo distintos puntos -no terminé de entender la estructura-, asegurándose de usar al menos una historia para fundamentar cada uno de sus puntos.

Van algunos ejemplos de su conferencia.

Punto: ‘Siempre he sido emprendedor’

Entré al mundo de empresas grandes por accidente. En algún momento de mi carrera (Ingeniería Química) supe que no me dedicaría a lo que estudié. Cuando me gradué empecé un negocio de comercialización de esferas metálicas de Navidad. Un día tenía una vuelta al centro y le pedí a un amigo que me acompañara. De regreso me dijo que si yo lo podía acompañar a una entrevista de trabajo en Cervecería Moctezuma. Le dije que sí.

Ya ahí, la persona que entrevistó a mi amigo me dijo: ¿y tú? ¿no quieres trabajar aquí? Necesitamos gente en el área de inversiones en proyectos químicos. Yo necesitaba dinero para mi negocio de esferas así que dos semanas después empecé a trabajar ahí.

Punto: ‘Nunca me ha gustado la forma de vivir y de trabajar que impera en las empresas tradicionales’

Recuerdo mi primer día de trabajo en Cervecería. Me puse una camisa azul metálica y un traje nuevo para dar buena pinta. Mi jefe estaba en una jaula de vidrio y a media mañana pidió verme. Yo me emocioné. Entré a su oficina y me dijo sólo dos cosas:

-Córtate el pelo y bájale de color a tu camisa.

A las dos en punto de la tarde, todo mundo dejó de trabajar, se paró y se fue a comer. Yo me puse a llorar unos minutos en mi lugar pensando en que había cometido un error al entrar a trabajar a una empresa tan rígida.

Punto: ‘Si tienes claridad en lo que quieres lograr, te va a ir muy bien. Pero lograr esto es muy difícil. No conozco más de 10 personas que tienen plena claridad en lo que quieren lograr’

Soy uno de los creadores de la marca Sonrics. Mientras trabajaba en Pepsico encargándome de la logística de algunos productos se me ocurrió ponerle dulces a los camiones repartidores y la idea poco a poco fue prendiendo. Un día me dijeron que un chavo recién egresado del MBA de Harvard trabajaría en mi equipo. Desde el principio noté que no le encantaba el trabajo. Después de varios meses de trabajar juntos le pregunté directamente:

-Carlos, ¿te gusta este trabajo?

-La verdad no Salvador. Yo siempre había querido estudiar música pero mi papá me presionó para meterme al mundo de los negocios.

Lo convencí de seguir su camino y tomó la decisión de dedicarse a lo que le gustaba. A partir de entonces le empezaron a pasar cosas muy buenas.

Punto: ‘Lo que ofrecen las empresas tradicionales tiene un costo elevado, y los emprendedores están luchando para cambiar esto en todos los frentes.’

Detrás de muchas ideas de negocio hay ideales y porqués que trascienden la riqueza que puedan generar. Muchos emprendedores lanzan sus proyectos para romper hábitos y prácticas impuestas por industrias establecidas. De ahí nacen, por ejemplo, Carrot, Uber, Airbnb.

La semana pasada fui a Nueva York y coincidió con el maratón de esa ciudad, así que los hoteles estaban carísimos. Tuve que pagar $480 USD por una noche. Le platiqué a mi hijo que estudia en Boston y me mandó una página de surf coaching y una opción muy concreta: podría haber pagado $8 USD por quedarme en pleno Lower Manhattan.

Conclusión

¿Qué logró Salvador? Que yo entendiera porqué tiene un espíritu emprendedor y porqué ser emprendedor es la mejor forma de vida. Además logró que sus historias -y los puntos detrás de las historias- se me quedaran grabadas. En otras palabras: cumplió su objetivo como orador.