#TrabajaExtraordinario

storytelling

¿Quieres acelerar la transformación en tu empresa? Organiza un townhall memorable

¿Quieres acelerar la transformación en tu empresa? Organiza un townhall memorable

Por Andrés Oliveros

El año pasado, Karla voló a Europa para atender una reunión global de la empresa donde trabaja. Ahí cayó en la cuenta de que eso de la transformación venía fuerte, y venía desde el corporativo.

Siete años de Inspirar

Siete años de Inspira(r)

El 25 de agosto se cumplen siete años del primer Inspira, nuestro taller de storytelling oral que nació al mismo tiempo que Astrolab. Desde entonces, casi mil líderes han pasado por este programa de aprendizaje.

Me gustaría contarles -en el marco bimestral donde hablaremos sobre iteraciones y experimentos como herramientas de aprendizaje- cómo ha sido la evolución del Inspira desde agosto del 2012 hasta como lo tenemos hoy… y cómo lo vemos en el futuro.

7 historias que sí funcionan y puedes usar para inspirar

por Jorge Lavalle

Desde hace algunos años se ha vuelto lugar común el concepto de storytelling oral: tenemos que contar historias para ser mejores líderes, para vender una idea, para integrar a nuestros equipos.

El problema es que a veces no sabemos qué tipo de historia contar. Por fortuna, existen fórmulas infalibles que han sido probadas a lo largo de distintas culturas y épocas.

¿Quieres conectar con los demás e inspirarlos a la acción? Sigue leyendo.

Adopta esta ceremonia y olvídate de los team buildings

por Andrés Oliveros

En The Culture Code, Daniel Coyle explica que los equipos de alto desempeño comparten tres atributos:

  1. Un entorno de seguridad psicológica.
  2. Una disposición de todos a tomar riesgos y mostrarse vulnerables.
  3. Un propósito compartido a través de una narrativa.

La mayoría de los programas o talleres de team building que he encontrado en Monterrey -y en general, en México- intentan construir las bases para alcanzar el primero de estos atributos, pero hasta ahí se quedan. 

Los diagnósticos ya no funcionan. ¿Qué puedes hacer?

Los diagnósticos ya no funcionan. ¿Qué puedes hacer?

por Andrés Oliveros

Los problemas soft los problemas derivados del comportamiento humano: falta de motivación, comunicación y/o colaboración- tienen consecuencias directas en resultados de negocio.

Cuando estos problemas se identifican de forma exitosa, hay más probabilidad de que las personas mejoren y los equipos se vuelvan más competitivos. Cuando no… se pierden oportunidades.

Introducción a los equipos ágiles y cómo apoyarte en el storytelling

por Andrés Oliveros

Me tocó escribir el primer y el último artículo de este mes que dedicamos a los equipos.

En el primero hablé de su importancia y cité algunos caminos que llevan a la creación de equipos de alto desempeño.

En este quiero hablar sobre los equipos agile -o equipos ágiles-, una categoría de equipos de alto desempeño.

Entre ambos posts sucedió algo que ha tenido un impacto importante en mi psique: tuve que preparar y dar una plática sobre equipos ágiles para una audiencia de programadores y expertos en agile (Agile Nights).

Definir e implementar un propósito: el caso de Astrolab

por Andrés Oliveros

A finales del 2005, un inglés de 33 años que dirigía una empresa de marketing en Nueva York estaba pasando por momentos difíciles. El negocio iba bien, pero él no: había perdido el sentido de su trabajo:

-Suelo ser muy optimista – decía-, pero esos meses estaba pasando por algo muy cercano a la depresión. No estaba motivado.

A principios del 2006, una mujer le explicó cómo funcionaba el cerebro humano, y eso picó su curiosidad. Entonces se obsesionó con entender por qué algunas campañas de marketing funcionaban y otras no, y eso lo llevó a pensar porqué hacemos lo que hacemos:

Cómo repensar el éxito: el valor de la tenacidad en el liderazgo

por Óscar Ramírez

La ciencia ficción y algunos malos jefes nos han hecho creer que el liderazgo, el emprendedurismo y en general el éxito son sólo para aquellos que nacen con ciertas habilidades y competencias.

Si no eres uno de los elegidos, si no tienes el rayo en la frente, entonces vete a la banca y espera. 

Pero surge una pregunta obligada ante esa idea común: ¿habrá alguna cualidad que compense la «falta» de talento nato?