Storytelling de Negocios

Un consejo para los que trabajan en comunicación interna o administración del cambio: háblale a los que tienen buena actitud

Mi esposa y yo fuimos de luna de miel a Perú. Durante el trayecto de Puno a Cusco -en tren- conocimos a un matrimonio de ingleses jubilados. Cuando el señor me preguntó que a qué me dedicaba le contesté:

-Le ayudo a líderes a comunicar temas estratégicos usando storytelling oral.

Bill se carcajeó de la risa:

-No puede ser: ¡yo me dedico a lo mismo!

Unos meses después recibí un paquete de Inglaterra: era el libro Making the Connections, de Bill Quirke.

Making the Connections es un estudio de comunicación interna estratégica de casi cuatrocientas páginas. En su libro, Bill comparte buenas prácticas de empresas nacionales e internacionales con las que trabajó a lo largo de su vida, y da recomendaciones sobre cómo ayudarle a organizaciones a utilizar esta herramienta para acelerar el cumplimiento de resultados.

Desde las primeras páginas descubrí que la obra estaba muy conectada con lo que hacemos en Astrolab y que nos iba a ser de mucha utilidad en nuestro trabajo como consultores en cambio y comunicación.

En la introducción, Bill comparte los resultados de una encuesta realizada por Deloitte:

-El 95% de los ejecutivos entrevistados cree que la comunicación interna es uno de los factores de éxito en una organización, pero sólo el 22% cree que esta herramienta funciona bien en su organización.

La consecuencia de esto, según Peter Drucker, es que el 60% de los problemas de “management” se derivan de mala comunicación.

¿Cómo hacer que la comunicación interna sea relevante? se pregunta Bill. Asegurando que los empleados tengan claridad de dirección -que sepan a dónde va la organización-, y que estén dispuestos a caminar en esa dirección.

El problema es que la audiencia de cualquier estrategia, proyecto o cambio se divide -casi siempre- en cuatro grupos de personas:

¿En quién enfocamos nuestros esfuerzos a la hora de comunicarnos con estos grupos?

-Las organizaciones tienden a dedicar su tiempo a comunicarles a los apáticos y a los negados, porque se oponen al cambio de forma activa. Sin embargo, los líderes deberían enfocarse en darle dirección y claridad de objetivos a los misiles sin dirección porque representan un potencial enorme. Esta misma claridad elevará la motivación y el deseo de contribuir de muchos de los apáticos.

Conclusión: identifica quiénes tienen una actitud de servicio en tu organización o en tu área y apóyate en ellos para lanzar cualquier cambio.

Conclusión 2: háblale a todo mundo de tu trabajo. Nunca sabes a quién puedes ayudar o quién te puede brindar insights sobre tus temas profesionales.

¿Quieres conocer cómo usar una narrativa para lanzar un proyecto nuevo? Inscríbete a nuestro Taller INSPIRA: Storytelling.

Aquí más información.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Comentarios (2):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo hacer diagnósticos innovadores: el caso de IKEA

por Óscar Ramírez

IKEA, que llega a México en 2019, es reconocida por ser el minorista de muebles más grande del mundo.

Su visión de crear una vida mejor en el hogar para el mayor número de personas posible” es lo que la ha hecho única.

De hecho, no se ve a sí misma como un minorista. Quiere ayudar a construir un futuro sostenible al transformar la manera en que las personas viven, comen, duermen y sueñan a través de productos de calidad y a buen precio. 

La creencia detrás de todo esto es que crear una vida mejor, comienza con una vida mejor en el hogar.

Para lograr su propósito, entre el 2016 y 2017 IKEA buscaba comprender las necesidades y los sueños de la gente con respecto al hogar.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email

Cómo apoyarte en las ciencias humanas al hacer un diagnóstico

por Ana Fernanda Moctezuma

Como menciona Andrés en el Artículo Destacado, identificar de manera oportuna lo que ocurre dentro de una organización ayudará a mejorar el desempeño de las personas que conforman sus equipos de trabajo.

Y para identificar y tratar problemas del comportamiento humano, lo más lógico sería recurrir a las ciencias humanas. Pero en el mundo de los negocios, esto no parece ser así de sencillo:

Mucha gente de negocios asocia las ciencias humanas -antropología, sociología, ciencias políticas, y filosofía- con la academia, y por buenas razones. El trabajo de los académicos en estas disciplinas es muy difícil de entender, y los hallazgos que ofrecen por lo general no parecen tener relevancia práctica para los negocios.

LinkedIn
Facebook
Follow by Email